jueves, 1 de febrero de 2007

«De noche Santa Bárbara parecerá una lengua flotante»

En el espacio del actual aparcamiento habrá un edificio de cristal, cobre y policarbonato La pieza central, «nada convencional», se convertirá en una barrera transparente

Su proyecto para el espacio que hoy ocupa el aparcamiento de Santa Bárbara fue el que más convenció al jurado del concurso de ideas. Para José Luis Bezos (Sevilla, 1969) no será una novedad trabajar en Cádiz, ciudad en la que residió durante un tiempo y que conoce bastante bien. En la actualidad viaja al menos una vez a la semana para dar seguimiento al proyecto de rehabilitación de la Casa Juan Page y además, hace seis años diseñó el instituto de enseñanza secundaria de El Naútico. Es, además, profesor en la Escuela de Sevilla, en donde se licenció en arquitectura.
-¿Cuál es el eje central de su proyecto?
-En esta segunda fase, tras la reunión que mantuvimos con el Ayuntamiento para ver en qué se podía mejorar el proyecto, cada uno por su cuenta ha hecho una nueva versión de su trabajo. En líneas generales, lo que el Ayuntamiento quería es que se construyera un límite que protegiera al parque y sirviera para dar un uso a ese espacio. También se quería dar un valor especial a las entradas y salidas del aparcamiento. El edificio central está hecho de una sola pieza que se enmarca entre Santa Bárbara y el parque. Es un edificio-fisura que se ilumina hacia la Bahía. Además, hay algunas piezas para actos culturales y otro aspecto a destacar es el teatro Pemán, que se abre al mar.
-A pesar de que está en un entorno privilegiado, o tal vez por eso, ¿tuvo alguna dificultad especial a la hora de diseñarlo?
-La dificultad era lidiar con esas condiciones que había impuesto el Ayuntamiento: dignificar los accesos al aparcamiento, proteger el parque, dotar de equipamientos y de sentido a la zona y un cuarto punto que era crear una fachada urbana a la Bahía. Se trataba de integrar el edificio con una solución precisa y sencilla, pero que no fuera pobre.

-¿Y cómo se puede compatibilizar los usos sin hipotecar el espacio, tal y como usted dice?
-A través de lo que he llamado cultivos, que son diferentes tipos de pavimentos, con materiales distintos. Es una operación liviana pero que determinará los usos en este espacio. La idea no es llenarlo de cosas para que se le pueda dar diferentes usos. Además, debería preservar su característica como mirador, pero no como está hoy, que es un campo de hormigón sin nada. El pavimento se preparará para que albergue esculturas al aire libre, actividades deportivas o lúdicas. Se combinarán estos usos en franjas, pero no por ello se va a abarrotar.
-¿Qué materiales empleará?
-El edificio que es la pieza central estará hecho con policarbonato, cristal y láminas (chapas) de cobre patinado, que con el tiempo adquirirán un aspecto verdoso.
-¿No romperá mucho con el entorno de edificios nobles?
-Yo creo que no, porque este no es un edificio convencional, no tiene puertas ni ventanas. Pero en el fondo, será -como decía- muy liviano, porque las chapas de cobre perforadas irán adquiriendo el color de la Naturaleza y será casi una barrera transparente, con los matices de la vegetación que existe allí.
-¿Y esos materiales resistirán las duras condiciones climatológicas que se dan en la zona, con la erosión del mar y el viento?
-Sí. El cobre, por ejemplo, va muy bien para temas salinos, porque se autooxida y se protege. Son materiales pensados para eso. Decidí no poner pintura, por ejemplo, precisamente porque tiene un difícil mantenimiento. En cuanto a los otros materiales, el cristal no se devalúa y el policarbonato también ofrece cierta protección. De esta forma, de día, el edificio tendrá reflejos del sol, entre verde y tornasolado y por la noche será una franja iluminada.
-¿Tiene alguna similitud este proyecto con el edificio del IES Naútico, que también es suyo?
-No, el Naútico está hecho en otra fase, es un proyecto de hace seis años y tiene otras características. En primer lugar, tiene un uso diferente, es un colegio y por eso tiene que estar protegido frente a la zona de La Punta. Este proyecto es más delicado, muy liviano y de hecho, cuando se ilumine va a parecer como si estuviera flotando. De noche se verá como una lengua transparente.

CRONOLOGÍA

Años 90: Se organiza un certamen para reordenar el paseo de Santa Bárbara, pero apenas hubo participantes.
Abril de 2005: Se abre el concurso de ideas tras la firma del convenio entre el Ayuntamiento de Cádiz y el colegio de arquitectos.
Junio de 2005: Termina el plazo y se presentan 64 proyectos.
Septiembre de 2005: Se eligen los cinco finalistas.
19 de diciembre de 2006: Se selecciona el proyecto de José Luis Bezos, que lleva por título Cultivos de la Bahía.

«De noche Santa Bárbara parecerá una lengua flotante»