sábado, 1 de octubre de 2011

Una torre de 12 plantas junto a la Martona solo para oficinas

Aguas de Cádiz construirá un edificio de gran altura en la avenida Juan Carlos I que se unirá a los hitos de la glorieta de Zona Franca y de las Casitas Bajas y que ya cuenta con el visto bueno del Ayuntamiento

La alcaldesa, Teófila Martínez, muestra ayer el boceto del nuevo edificio que quiere construir Aguas de Cádiz junto a la Martona y que supondrá uno de los hitos de la Juan Carlos I.La ciudad más vieja de Occidente y con un patrimonio histórico de alto valor también quiere ser un referente de la modernidad. Y para ello, la avenida Juan Carlos I se plantea como el mejor exponente por su condición de ser una de las arterias más jóvenes de la ciudad. El futuro Plan General de Ordenación Urbana tendrá mucho que decir en esta imagen moderna que el Ayuntamiento ha proyectado para esta zona. Y a los distintos proyectos ya planteados y a la espera de la aprobación del PGOU se sumará ahora otro anunciado ayer. Se trata de la construcción de una torre en la zona de la subestación de la Martona que se hará bastante visible al sobresalir en altura con respecto a todos los edificios de su entorno.
Por el momento lo único que existe sobre este edificio son unos bocetos y una propuesta de construcción que ayer presentó la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, y que ya cuenta con el visto bueno de la Junta de Gobierno Local para iniciar el proceso que lleve a materializar esta idea. Durante la presentación de la propuesta, Martínez destacó que el edificio podrá tener hasta doce plantas de altura, lo que lo situaría muy por encima del resto de edificios de esta zona de la Juan Carlos I y completaría un eje de hitos en esa avenida junto a las torres que se quieren construir en la Glorieta de la Zona Franca y la situada en las antiguas Casitas Bajas (cerca de la intersección con San Severiano). Eso sí, en este caso el uso del edificio únicamente será administrativo, habiéndose descartado la habilitación de viviendas.
Para Teófila Martínez, estas torres de nueva construcción serán una especie de emblemas que "marcarán la avenida" y que le darán ese aspecto moderno por el que apuesta el Ayuntamiento.
El proyecto se ha presentado pocos días después de que la estación de bombeo de la Martona finalizara al fin las obras de construcción y se pusiera en funcionamiento. Una señal, según destacó la alcaldesa, "de que en este equipo de gobierno trabajamos haciendo previsiones para cuando termine una actuación tener lista la siguiente".
La empresa municipal Aguas de Cádiz, propietaria de los terrenos colindantes con la estación de bombeo, será la encargada de sacar adelante el proyecto de esta torre de hasta doce plantas de altura, un edificio "integral polivalente", como se ha definido en el boceto presentado ayer.
Y desde ese mismo momento, cuenta con la encomienda de seguir trabajando para que el proceso urbanístico siga avanzando hasta la redacción del proyecto básico y el posterior de ejecución que permitirá concretar el coste del edificio así como la fecha de cuando pudiera estar construido.
El Ayuntamiento ha descartado la posibilidad de que en este hito proyectado en la Juan Carlos I, en el entorno de edificios tan modernos como el estadio Ramón de Carranza o la propia estación de bombeo de la Martona, se incluyan viviendas. Al contrario, será exclusivamente administrativo el uso que tenga la torre, pudiendo ser tanto empresas u organismos públicos como privados los que ocupen los diferentes locales y oficinas que resulten en el proyecto final.
Los otros hitos que completarían la nueva imagen de la avenida Juan Carlos I, por su parte, sí estaba previsto que estuvieran destinados a viviendas. En el caso de la torre de las Casitas Bajas, el proyecto inicial de MCK Arquitectos de levantar un rascacielos de 36 plantas -que se convertiría en el edificio más alto de la provincia de Cádiz- se va a quedar finalmente en una torre de veinte pisos. Precisamente este cambio de planes respecto a la altura del edificio, obligado por el Ayuntamiento, derivó junto con el paso del tiempo en que la promotora se viera afectada por la crisis económica. Y actualmente se está a la espera de encontrar financiación para sacar adelante el proyecto constructivo.
En el caso de las torres situadas en la Glorieta de la Zona Franca, que servirían de entrada a la ciudad, el macroproyecto de reordenación de todo el polígono exterior es el que marcará el futuro de su construcción. En esta actuación, el uso final de los hitos no está definido totalmente, barajándose la posibilidad de destinarlo a uso hotelero, a oficinas y también viviendas. La resolución final dependerá en gran medida de los inversores interesados en hacerse con estas torres, que suponen uno de los proyectos estrella de esta nueva imagen que se quiere hacer en la Zona Franca y que ya ha comenzado con la puesta en marcha hace meses de la oficina de captación de inversores.
Así pues, la futura imagen de la avenida Juan Carlos I cuenta desde ayer con un nuevo hito que marcará el trayecto de acceso a la ciudad por una de las principales arterias. Una vía que necesita de proyectos como este para modernizar su aspecto después de que la vía férrea fuera soterrada y la ciudad ganara estos nuevos espacios que ahora se quieren revalorizar.