viernes, 25 de febrero de 2011

Una tercera sociedad traslada a Diputación su interés por Valcárcel

Dos empresarios se reunieron el viernes con el vicepresidente de la institución · Estudiarán el expediente del inmueble, donde aún se proyecta un hotel de lujo

Dos empresarios españoles se reunieron el pasado viernes con el vicepresidente de la Diputación de Cádiz, Francisco Menacho (PSOE), para expresarle su interés en recuperar el proyecto hotelero del edificio Valcárcel. En la entrevista celebrada en Olvera, Menacho les informó de la situación del plan de rehabilitación de la antigua hospedería, paralizado tras la retirada de la promotora Zaragoza Urbana. Ayer, les remitió el expediente urbanístico del inmueble para su estudio pormenorizado. Los papeles de Valcárcel ya están en manos de tres sociedades.
Menacho, también responsable de área de Patrimonio de Diputación, prefirió no comunicar el nombre de estos nuevos candidatos. Sí subrayó su "solvencia económica" y añadió que no representan a una cadena hotelera "conocida" aunque, a diferencia de las dos primeras sociedades interesadas en el histórico hospicio gaditano, esta empresa se dedica tanto al negocio inmobiliario como a la gestión hotelera de sus activos.
Los empresarios se comprometieron a analizar las condiciones técnicas del proyecto y emplazaron al vicepresidente de Diputación a una nueva reunión el próximo mes para concretar posturas. Francisco Menacho reiteró su intención de convocar un concurso público para el desarrollo del proyecto hotelero en el momento en el que existan "dos o tres empresas" con un "interés claro" en el inmueble del siglo XVIII.
En estos momentos, la Diputación de Cádiz y Zaragoza Urbana -propietaria de Hoteles Palafox y del Hotel Playa Victoria- negocian la resolución del contrato que firmaron en 2003 para la transformación del edificio situado frente a La Caleta en un alojamiento de 180 habitaciones, el primer negocio de cinco estrellas de la ciudad.
El proyecto ya se ha convertido en un emblema fallido de la celebración del Bicentenario de 2012. Fue cancelado por la promotora en octubre, en plena crisis económica y después de siete años de trabas burocráticas y disputas políticas que provocaron continuos retrasos en su ejecución. Las ingentes inversiones de la firma dirigida por Felipe Sanz en la capital aragonesa durante los últimos años y la falta de financiación para hacer frente a una iniciativa tasada en más de 50 millones explican ahora su retirada del edificio Valcárcel, que continúa abandonado.