sábado, 25 de junio de 2011

Procasa sacará el martes a licitación la demolición de la vieja comandancia

Es un paso decisivo hacia la culminación de la avenida transversal que unirá el segundo puente con el paseo · "Esta actuación es la más importante para la ciudad junto con la de Zona Franca", dice la alcaldesa

El consejo de administración de Procasa aprobará el próximo martes sacar a licitación la demolición del antiguo cuartel de la Guardia Civil. Esta actuación supondrá el pistoletazo de salida definitivo al proyecto de la construcción de la avenida transversal, que unirá en el futuro el segundo puente con la avenida principal y el paseo Marítimo.
La alcaldesa de Cádiz ofreció ayer una rueda de prensa en la que dio detalles de la que catalogó como la actuación urbanística residencial y de ordenación "más importante del futuro inmediato de la ciudad, junto a la que se llevará a cabo en el recinto exterior de la Zona Franca".
Este proyecto de gran calado responde, en palabras de Martínez, al "modelo de ciudad que el PP lleva 16 años trabajando, una ciudad integradora e integrada", dijo. Recordó que antes de algunos de los proyectos que ha llevado a cabo tras hacerse con las riendas del Ayuntamiento "era como si en cinco kilómetros cuadrados convivieran tres ciudades: la del casco histórico, la del margen derecho de la vía del tren y la del margen izquierdo". Todo eso lo eliminó el soterramiento y la construcción de la avenida Juan Carlos I. "Ahora, con la apertura al tráfico de la avenida de la Constitución, que cruza Varela y que llegará al paseo Marítimo a través de la plaza Asdrúbal, vamos a conseguir mejorar considerablemente las conexiones viarias de Cádiz. Estaremos preparados para que cuando se abra el segundo puente se puede llegar a cualquier zona de la ciudad desde allí".
El Consistorio quiere que el espacio que resulte del derribo de la vieja comandancia de la Guardia Civil sea "el gran eje distribuidor perpendicular a las avenidas". Además se crearán espacios atractivos para la actividad económica "que antes estaban baldíos, ya que sólo eran la trasera de la carretera industrial y la trasera de la avenida principal".
"Nosotros -dijo- sí estamos preparando la ciudad para cuando se hagan otros proyectos, como el nuevo hospital, al que se podrá llegar con facilidad desde cualquier punto de la ciudad".
Para poner en marcha esta operación fue necesario que el Ayuntamiento solicitara un préstamo de seis millones de euros en el año 2005 que se entregó al Ministerio del Interior para que iniciara la construcción de las nuevas viviendas de los guardias civiles. "Además tuvimos una servidumbre grande, ya que no pudimos dar luz verde a la operación hasta que las familias no fueron trasladadas. El esfuerzo de este Ayuntamiento hasta llegar aquí es lo que la oposición quiere minimizar, nuestro trabajo para reinventar la ciudad", dijo Martínez.
El presupuesto para la demolición de la vieja comandancia será de 700.000 euros y el plazo de ejecución será de seis meses, ya que el derribo no se realizará por voladura sino que habrá que ir paso a paso para poder eliminar mejor los escombros". La superficie del inmueble es de 13.382 metros cuadrados, con un volumen aproximado de demolición superior a los 41.000 metros cúbicos.
Teófila informó que la inversión productiva de la construcción (uniendo la nueva avenida, las 186 viviendas y los espacios comerciales) supera los 20 millones de euros, y que generará un importante número de puestos de trabajo en el sector de la construcción, "muy castigado en los últimos tres años por culpa de la crisis económica, que ha afectado especialmente con dureza a este sector"