miércoles, 23 de marzo de 2011

El nuevo hospital se construirá por fases y lo pagará la Junta a plazos.

El diseño modular del edificio permite que se levante en varias etapas y facilita que el pago se realice en largas anualidades

El nuevo hospital se construirá por fases y lo pagará la Junta a plazos

El nuevo hospital de Cádiz ha recibido un importante espaldarazo después de seis años de trámites y gestiones para su puesta en marcha. No ha sido fácil. La consejera de Salud, María Jesús Montero, acudirá el próximo lunes a Cádiz a presentar con el equipo del SAS el anteproyecto del edificio y la fórmula de financiación que, finalmente, permitirá la construcción de la nueva residencia hospitalaria gaditana. Poco a poco se han ido despejando las incógnitas que han enredado al proyecto. Una vez superado todo el papeleo sobre la permuta de los terrenos, quedaba por resolver el diseño y la financiación de la obra. Este segundo punto ha sido el más polémico y el que más retraso ha acumulado. Finalmente, la Junta ya ha solucionado ambos enigmas.

Sobre el anteproyecto, este periódico adelantó a mediados del pasado febrero las líneas maestras del futuro inmueble. El equipo de arquitectos, liderado por Juan Casariego y Fernando Cruz, presentó en Cádiz a los principales gestores del Servicio Andaluz de Salud (SAS) el diseño y planteamiento del nuevo centro hospitalario. Así, el estudio introduce importantes novedades ya que define un hospital en doce plantas y no en ocho como se preveía e un principio. Otra de las sorpresas que guarda el diseño es la aparición de un gran jardín en la tercera planta, de la que se alzan tres torres de unas nueve plantas. Es decir, el futuro hospital contará con un gran basamento a tres alturas, de donde emergerán los tres bloques que albergarán las habitaciones para la hospitalización. En esa superficie está prevista la construcción de un módulo más pequeño para ubicar el instituto de investigación bioquímica, que comparte actividad con la Universidad.

Los arquitectos han tenido ocho meses para redactar el anteproyecto y concentrar sobre papel las necesidades del SAS. Así, parece claro que tanto las consultas externas como las unidades de hospital de día se distribuirán en las tres plantas que forman el frontal del edificio. Esta amplia zona albergará además Radioterapia, Diálisis, Laboratorio y Rehabilitación.

El diseño y la distribución convencen, pero tocaba resolver uno de los problemas más graves con los que se ha topado este proyecto: su financiación. Resultaba difícil para la Administración regional pagar 200 millones de euros durante los cinco años estimados de duración de la obra. Esta dificultad obligó a elaborar varias fórmulas de pago. Así, el consorcio Zona Franca, que ha pilotado el proyecto desde sus inicios, se inclinó por el pago en especies a la constructora por obras y servicios. Es decir, la constructora que se hiciera con el concurso recibiría como pago el suelo, ya urbanizable, del antiguo Puerta del Mar y la diferencia hasta completar la inversión total sería costeada por la propia Junta. De esta forma, el impacto para las arcas públicas sería menor. Sin embargo, esta fórmula no ha cuajado y Zona Franca ha dejado de estar al frente de la gestión de esta obra.

A primeros de 2010, el SAS cogió el timón del proyecto y, desde entonces, los gestores han estado pensando en cómo sufragar la obra sin resentir a las arcas públicas. Este periódico ha podido saber que el anteproyecto presentado por los arquitectos ha dado finalmente con la clave económica para sacarlo adelante.

Bloques independientes

Se trata de un edificio modular. Es decir, se puede construir en varias fases sin interferir una a la otra. Son bloques independientes. De esta forma se facilitaría el pago, se prorrogaría la obra y, lo más importante, la Junta tendría más tiempo en sus presupuestos para hacer los desembolsos. La consejera anunciará el próximo lunes que la obra del nuevo hospital de Cádiz contará en el presupuesto de 2012 con una importante partida económica para adjudicar la primera fase de la obra en el primer trimestre de ese año.

Distintas fuentes consultadas por LA VOZ apuntan a que la construcción del hospital por etapas, aunque resulta más larga en el tiempo, se podría barajar un horizonte de diez años, es mucho más cómoda para la Junta. En este tiempo el Puerta del Mar seguiría con la hospitalización, mientas que la nueva residencia empezaría con las consultas externas y las unidades de día. Esta tipo de actuación no es nueva, ya se ha llevado a cabo en otros centros hospitalarios del país donde se ha compatibilizado la construcción por fases de un nuevo edificio con la supervivencia del antiguo.

La operación permite, a su vez, mayor comodidad para la mudanza que, lógicamente, también se hará en varias fases.

El nuevo hospital se construirá por fases y lo pagará la Junta a plazos. La Voz Digital