miércoles, 16 de junio de 2010

La ciudad da un estirón

  • Los arquiectos advierten de que el crecimiento vertical no es bueno si no viene acompañado de más espacios libres

  • El PGOU define ya las alturas de las nuevas torres de la ciudad

Confirmado: cabemos más. Muchos más. Si se ocuparan todas las viviendas previstas (sin contar las que ya están vacías) que prevé el nuevo PGOU habría 14.000 nuevos vecinos. A razón de 4 personas de media por casa, en 3.500 nuevos pisos previstos. Y si no se cabe a lo ancho, habrá que hacer hueco a lo alto. Lo malo para algunos es que este crecimiento en vertical, con torres que oscilan entre los 20 y los 12 pisos, no se compensa con nuevos espacios libres, lo que traerá una mayor densidad de población o al menos, de viviendas, por metro cuadrado.

Cádiz se mira en el espejo de Manhattan. Sólo que para pensar a lo grande hay que prever también dónde trabajan, compran, se divierten, hacen deporte y se sanan toda esa gente. Arquitectos como Juan Jiménez Mata ya han dado la voz de alarma: son demasiados edificios altos -hitos, como los denomina el Plan General de Ordenación Urbana- en zonas, por lo demás, ya saturadas.

La aprobación provisional del documento, que se llevó a cabo el pasado lunes en un Pleno extraordinario, ha ido definiendo las alturas de esos edificios que ya se habían anunciado. Muchos de ellos están concentrados a lo largo de la avenida Juan Carlos I, con la idea de configurar esa nueva vía. Algunos no serán tan imponentes como se preveía en un principio, cuando se presentaron las 12 ideas que iban a configurar el avance del Plan y viceversa. Por ejemplo, las dos torres que iban a servir de 'arco de entrada' para la nueva avenida transversal (la que conectará el segundo puente con el paseo marítimo a través de la avenida de Huelva, Juan Carlos I y Andalucía) se quedaron en tan sólo una. Será la que vaya en las casitas bajas de la barriada España y tendrá 20 plantas. Eso sí, dependerá de la iniciativa privada y por el momento, la promotora (que es la misma que los pisos de los Chinchorros) no parece que esté en condiciones de acometer la obra.

Otra más de 20 plantas: la de los antiguos depósitos. La parte que da a Juan Carlos I está compuesta de naves construidas en décadas pasadas que prevén derribarse. Allí habrá una torre de 20 plantas para vivienda libre (141 pisos) y otra de 10 para VPO (47 en total).

Las que no serán tan altas como se preveía son las que están frente a la Glorieta de Zona Franca. Previstas también como 'marco' para la entrada a Zona Franca, situada detrás del nuevo edificio, al final se han quedado en 12 plantas, todas ellas residenciales.

Destacará también sobre el 'skyline' de la ciudad, la torre comercial-hotel situada a la entrada de Cádiz, junto al puente. Justo donde ahora hay un Supersol y varias naves, entre ellas Talleres Faro. El Ayuntamiento quiere que este edificio sea el emblema de la transformación de la ciudad, con un edificio de 'calidad arquitectónica'.

La avenida principal también verá nuevos edificios altos. Hasta 12 plantas sobre rasante podrán tener las viviendas que se construyan en el Puerta del Mar, una vez que el hospital se derribe. Incluso, se deja la puerta abierta a un aumento si se hace un estudio de detalle.

Ese nuevo núcleo residencial sería equiparable, curiosamente, a la altura del nuevo hospital, en Puntales, aunque los redactores del proyecto ya han establecido en su diseño que sólo llegarán hasta las ocho plantas, pese a que tienen concedidas 12.

Tampoco el casco antiguo se librará de las alturas. Catorce pisos se prevén para el hotel con zona comercial en las antiguas cocheras de Comes, en un proyecto que es el que más rechazo ha despertado no sólo entre algún arquitecto, sino también en la oposición. El PSOE llegó a calificar la adjudicación de esa edificabilidad (2.781 metros para el establecimiento hotelero) como un «pelotazo» y anunciaron que la Junta de Andalucía, que debe pronunciarse para la aprobación definitiva del PGOU, se opondría.

http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/20100616/cadiz/ciudad-estiron-20100616.html