miércoles, 2 de marzo de 2011

Objetivo: cerrar en un mes diseño y financiación del nuevo Hospital

La Consejería de Salud y la Zona Franca dan los últimos retoques al futuro equipamiento sanitario a fin de dar el impulso definitivo antes de las elecciones locales de mayo · Queda fijar el coste de la obra

Al diseño inicialmente planteado por los arquitectos se le han añadido varias plantas más de altura, aunque se mantiene la zona ajardinada ya conocida.

La Junta de Andalucía está dispuesta a dar el impulso que le faltaba, y que los propios socialistas gaditanos reclamaban, al proyecto del nuevo Hospital Regional de Cádiz. Este equipamiento, junto al del puente de La Pepa, la Ciudad de la Justicia y la rehabilitación del casco histórico de la capital, es una de las cuatro patas sobre las que se sustenta la apuesta de los gobiernos del PSOE por la capital gaditana y que se desarrollan, en mayor o menor medida, a trompicones afectados todos por los recortes presupuestarios.
Por lo pronto, la intención del Servicio Andaluz del Salud es presentar en Cádiz, en el plazo de aproximadamente un mes, el anteproyecto definitivo del complejo sanitario, sobre el que se viene trabajando desde hace meses. El equipo de arquitectos está cerrando en estas semanas el documento que en líneas generales mantiene el diseño que se ha ido conociendo desde 2008. Los encuentros periódicos que se han celebrado con representantes de quienes en su día trabajarán en este hospital han permitido introducir algunos cambios internos pero sin afectar a la imagen exterior del inmueble o a la propia organización interna del mismo, salvo la decisión de elevar a doce plantas la altura final del equipamiento, como ya adelantó este diario el pasado mes de enero.
Será la propia consejera de Salud, María Jesús Montero, la que presente en Cádiz el anteproyecto del hospital a finales de marzo o principios de abril. La intención es que sea antes del inicio de la campaña electoral de las elecciones del 22 de mayo y del periodo durante el cual la nueva Ley Electoral impide también cualquier acto institucional que pueda confundirse con "actuaciones promocionales de los logros conseguidos".
A la vez, se pretende que para esta fecha la Consejería y la Zona Franca (que se hace cargo de la gestión de las obras) hayan cerrado la fórmula de financiación del proyecto, aspecto que más dolores de cabeza está dando a las instituciones implicadas.
En este caso, se concretará algo más el coste del edificio (hasta ahora fijado en unos 200 millones de euros) ya que el retraso que ha ido acumulando el proyecto, que en su día se dijo iba a estar terminado en el 2012, le ha metido de lleno en la crisis económica e inmobiliaria. Se incide así en los costes de la construcción y en el valor del suelo de la avenida de Ana de Viya donde hoy se levanta el Hospital Puerta del Mar y donde se levantarán más de 500 viviendas y locales comerciales que, en parte, servirán para pagar la operación, junto a los ingresos que se puedan obtener por el aparcamiento que se construirá en el solar del centro médico.
El acuerdo deberá aclarar qué porcentaje del coste de la obra tendrá que ser sufragado por el SAS, aspecto éste que en su momento provocó importantes diferencias con la Consejería de Salud, remisa a poner dinero en esta operación.
El retraso acumulado por el proyecto, que puede provocar que las obras no se inicien hasta bien entrado el 2012, puede acabar por beneficiar el propio desarrollo del mismo ya que se acercará al previsible final de la crisis financiera y al inicio de la recuperación del mercado inmobiliario.
En todo caso, la construcción del hospital sigue y seguirá siendo un plato muy apetecible para las grandes constructoras del país, aunque éstas se vean obligadas a asumir la compra de los terrenos del viejo Puerta del Mar.