viernes, 18 de junio de 2010

La ciudad le da un bocado a Zona Franca

  • Se crearán 593 casas en un área cuyo polo de atracción será la nueva multiusos, con capacidad para 10.000 espectadores
  • Loreto se extenderá hasta la calle Jimena de la Frontera, con nuevos bloques de viviendas

Loreto crecerá. A lo ancho y a lo largo, como si se tratara de un niño en plena adolescencia. El nuevo Plan General de Ordenación Urbana prevé que este barrio de Extramuros se coma un trozo de la Zona Franca y llegue hasta la calle Jimena de la Frontera, es decir, casi justo al límite del soterramiento del tren.

Serán en total 593 nuevas viviendas (186 de esas, VPO), además de varios miles de metros de zonas comerciales, oficinas y aparcamientos. Eso sumado al futuro Palacio Metropolitano (la famosa multiusos) darán una vuelta al barrio.

La renovación se centra en cuatro grandes áreas. Por una parte está la calle Alcalde Manuel de la Pinta, que desaparece para dar paso a una nueva configuración. La idea es mejorar la comunicación entre la avenida de la Ilustración y la Juan Carlos I. Además, se crearán cuatro grandes bloques de pisos, de ocho plantas de altura. Serán en total 177 pisos de renta libre.

Los técnicos aseguran que se trata de un «crecimiento natural» del barrio residencial de Loreto, manteniendo la presencia de una actividad económica. Y si el plan se cumple, así será, porque se prevé que las plantas bajas de ese edificio se dejen para el comercio y la primera, para oficinas. No es algo nuevo en esta ciudad que se ha visto obligada a concentrar usos en un mismo edificio. Ejemplo cercano es el edificio Vista Hermosa, donde están los laboratorios Lallemand.

La ciudad le da un bocado a Zona FrancaEl siguiente tramo será el denominado Vejer Norte, que coge el último tramo de Manuel de la Pinta, ya llegando a la glorieta. Ahí se prevén más edificios, con otro puñado de viviendas: 118, aunque no todas de renta libre. Un total de 79, agrupadas en un bloque que da a la calle Vejer de la Frontera (donde hoy está la estación de servicio), serán protegidas. Todas las construcciones actuales, excepto la nueva nave de Saneamientos Rossi, podrán derribarse para dar paso a la nueva ordenación.

Desde esa vía, Vejer de la Frontera hasta la Glorieta queda una pequeña isla en donde se concentrará una de las torres que servirá de entrada visual a la Zona Franca. La torre tendrá -al igual que su gemela, al otro lado de la calle Castellar de la Frontera- 12 plantas de altura. Ocupará el espacio donde hoy existe una nave casi en ruinas (pegada a la mencionada de Rossi). Serán sólo 41 pisos de renta libre, pero en las plantas bajas (1ª y 2ª) se ubicarán oficinas, con el fin de compatibilizar ambos usos también.

La zona residencial no se detendrá ahí, justo donde termina el soterramiento, sino que avanzará algunos metros más. En la zona que hoy alberga un despacho de gas butano y varios concesionarios se podrá construir la otra torre y justo detrás de ésta, un edificio de oficinas. Entre Gibraltar y Jimena de la Frontera se situará un bloque de VPO y más hacia Algeciras, otro más de renta libre. El tanatorio, de reciente construcción también, permanece como equipamiento.

De esta forma, la glorieta de la Zona Franca, que franquea el paso al recinto interior industrial, quedará rodeado de una zona urbana, en la que se trata de integrar el área de negocios, de manera que mantenga la vida durante todo el día. Salvo las dos torres, los otros edificios equipararán su altura más o menos al Glorieta, con un máximo de ocho.

Con esta situación se empezaría a pensar en algo en lo que tanto el Ayuntamiento como los responsables de Zona Franca coinciden: conseguir dar vida al polígono, con un área multidisciplinar, en donde la gente acuda a una terraza, a pasear o a comprar.

Industria blanca

La alcaldesa, Teófila Martínez, ha insistido en que la zona exterior de Zona Franca debe convertirse en un área de empresas escaparate e industria blanca (no contaminante), en definitiva, más orientada al sector servicios. El metro cuadrado en Cádiz, por la escasez, siempre es más caro y menos accesible que el de otros municipios de la Bahía.

Pero si hay un elemento que servirá de 'palanca' para el desarrollo de la zona es el Palacio Metropolitano, más conocido como la multiusos. Se pretende que sea el escenario que acoja espectáculos que hoy no tienen cabida en Cádiz más que al aire libre. Desde conciertos hasta corridas de toros (lo que ha motivado las protestas de los antitaurinos). Está rodeado, además, de una gran zona comercial. La oposición del PSOE e IU y otras voces como el delegado de Zona Franca ya han alertado del excesivo número de metros comerciales y terciarios. Sólo en la multiusos, habrá 17.200 metros cuadrados de comercios más, lo que podría convertirle en un pequeño Bahía Sur, aunque se admite la posibilidad de que pueda mutarse por espacios para empresas.

Desde luego, los tiempos no están como para pensar en que ese mastodóntico proyecto salga adelante en estos años. La multiusos se ubicaría en los antiguos terrenos de Navalips, hoy propiedad de Logista, una empresa pública.

La planificación es que este Palacio de Espectáculos tenga capacidad para 8.000 ó 10.000 espectadores. Los redactores del PGOU recomiendan que a la hora de emprender la ejecución de esta infraestructura se realice un estudio que analice la incidencia de la gran superficie minorista en la red viaria, su accesibilidad y su repercusión en las infraestructuras. En el costado que da a la avenida de la Ilustración hay un pequeño espacio reservado para equipamiento.