domingo, 4 de julio de 2010

El gran monumento del Doce, en suspenso

  • El Ayuntamiento tiene desde hace algunos meses el borrador de las bases pero sigue sin elaborar el pliego de condiciones

  • A menos de dos años de la celebración, ni siquiera se ha convocado el concurso de ideas para elegir su diseño

El gran monumento del Doce, en suspensoEl monumento que conmemore el segundo centenario de la Constitución de 1812 se encuentra cada vez más lejos de llegar a tiempo a la celebración. A tan sólo dos años de la fecha, el símbolo que deje constancia del acontecimiento se encuentra en un denso borrador, que ni siquiera ha sido aprobado de manera oficial. Hasta el momento, el Colegio de Arquitectos ya ha elaborado el documento que recoge las bases para el concurso de ideas que permitirá elegir el mejor diseño, aunque hasta ahora no se ha aprobado el pliego de condiciones que permite la llegada de propuestas. La conclusión de esta obra se estima muy complicada, ya que el borrador recoge algo más que una simple escultura o manifestación artística. El documento acordado entre Ayuntamiento y Colegio Oficial de Arquitectos contempla una compleja operación urbanística en el tramo que se extiende desde la Plaza de España hasta la Plaza de Sevilla y cuyo objetivo fundamental será la integración del puerto en la ciudad. Además, las bases recogen que dentro de este entorno deberá definirse un elemento que sea representativo de la importancia de la ciudad de Cádiz desde la Constitución de 1812 situado en un lugar estratégico dentro de la zona marcada.

Antecedentes

Estas bases son el resultado de tres años de trabajo entre la Administración local y los arquitectos, que comenzó en 2007 con la convocatoria del primer concurso sobre el monumento del Bicentenario que quedó desierto a pesar de que se presentaron más de 40 propuestas. El primer premio quedó desierto y, la iniciativa, congelada. Los que más cerca estuvieron de conseguir la firma del nuevo emblema patrimonial e histórico de Cádiz fueron dos parejas de jóvenes profesionales. Marta García y Alejandro Salazar, por un lado, y Carlos de Miguel y Francisco Javier Haro, por otro, obtuvieron el segundo y tercer premio, respectivamente. Sus propuestas fueron las que más gustaron, pero no lo suficiente. Nadie se alzó con el premio mayor y, de paso, la idea del monumento que recuerde el segundo siglo de La Pepa quedó aparcada.

Curiosamente, los retrasos que se están acumulando en la construcción de este monumento también se produjeron con motivo de la elaboración del hemiciclo blanco de la Plaza de España para conmemorar el primer centenario de la Constitución. Tras una larga lista de incidencias, accidentes, dificultades económicas y escasez de materiales, la impresionante edificación fue inaugurada en 1929. Nada menos que 17 años después de la efemérides.