jueves, 2 de junio de 2011

Vuelven a pedir a Defensa la rehabilitación de la Castrense

El estado de conservación del templo va a peor · El Consejo de Hermandades envía un nuevo escrito a la directora general de Infraestructuras del ministerio

La iglesia castrense del Santo Ángel Custodio sigue empeorando su estado de conservación mientras espera el proyecto final de rehabilitación integral. Y por eso, el mundo de las hermandades ha vuelto a insistir al Ministerio de Defensa para que acometa esta intervención lo antes posible. Concretamente, el presidente del Consejo de Hermandades, Martín José García, ha enviado un escrito a la directora general de Infraestructuras de Defensa, Mónica Melle, en el que informa de la situación actual del edificio y vuelve a pedir su rehabilitación, según el compromiso que este área del ministerio adquirió a principios del año pasado en otro escrito remitido a García.
Según afirma el presidente del Consejo en la carta remitida, después de conocer el estado actual del templo de manos de la comisión creada a raíz del cierre el pasado mes de noviembre, "el estado general del edificio ha continuado en un progresivo y avanzado deterioro", sin que desde que finalizaran las obras de urgencia se hayan producido nuevas noticias sobre su rehabilitación. Y por eso, pide que se arbitren "medidas urgentes al afectar no solo a las imágenes y enseres allí residentes, sino a las personas que asisten y atienden el culto en la misma".
Así, Martín José García hace referencia a desprendimientos que se vienen produciendo en la fachada principal de la iglesia, "que caen al cancel y al acerado exterior"; e igualmente alerta sobre la caída del revestimiento de paramentos interiores, "en otras bóvedas diferentes de las que fueron provisionalmente arregladas en las obras de emergencia". "Las humedades se hacen patentes en gran parte de las paredes del templo y la situación general de conservación del edificio y de sus dependencias anexas sigue siendo mala o muy mala, existiendo zonas como la casa del párroco totalmente inhabitables", expresa el presidente del Consejo, que hace también mención a la deficiente instalación eléctrica "que ha provocado que el templo se haya encontrado sin luz durante un prolongado espacio de tiempo", a los destrozos de la solería, a la descomposición de los herrajes o a la ausencia de acceso para personas con movilidad reducida.
Ante esta situación de "alarmante e inexorable" deterioro, el presidente del Consejo de Hermandades ha insistido en su escrito a la directora general de Infraestructuras de la necesidad de acometer lo antes posible la rehabilitación integral del edificio -primera parroquia castrense de España- "en evitación de perjuicios mayores que el estado de conservación del templo progresivamente va a ir inevitablemente ocasionando".