martes, 27 de abril de 2010

El Museo de la Historia en Puerta de Tierra

La ciudad no ha sabido aprovechar hasta ahora el valor turístico y cultura que tiene el frente amurallado. Son más de 20.000 metros cuadrados de suelo mal utilizados

Diario de Cádiz inicia hoy una serie que, con carácter mensual, pretende aportar ideas y proyectos para una mejor utilización de grandes espacios urbanos, ahora que la ciudad está inmersa en el debate sobre el PGOU y que la cercanía del Bicentenario obliga a clarificar el modelo que queremos para la capital.
Iniciamos la serie con el frente de Puerta de Tierra, referente turístico de la ciudad del que nunca se ha sabido aprovechar su potencial turístico y comercial. Al contrario, sus amplias bóvedas han sido utilizadas como contenedor de los más variados equipamientos: depósitos de motos de la Policía Local, cuartel de bomberos, farmacia municipal, sede de varias concejalías, Casa del Niño Jesús, trastero de Vías y Obras, naves para empresas privadas, oficinas públicas, local de ensayo carnavalesco. Su evidente función cultural apenas se ha utilizado con un efímero y precario museo carnavalesco, con el museo Litográfico (cerrado hace años) y un espectacular paseo superior de escaso uso y privatizado.
Se plantea así la necesidad de poner en valor un edificio que en cualquier capital con un sentido arraigado del turismo funcionaría como referente ciudadano.
La propuesta que plantea Diario de Cádiz es la conversión de este conjunto, y de todo su entorno, en el Museo de la Historia de Cádiz, equipamiento del que disponen ciudades cuya antigüedad o cuya intensa vida les ha permitido acumular un legado de gran valor.
El frente de Puerta de Tierra está compuesto por el torreón central, las bóvedas de Santa Elena y San Roque y los baluartes dedicados a los mismos santos. En total suponen una superficie construida que ronda los 21.000 metros cuadrados. La propuesta incluye también el solar donde hoy está el Palacio de Justicia y la parcela donde se levantan dependencias de la Policía Nacional y el INSS. Y como complemento, los jardines escasamente aprovechados del foso del Pelíkano. El conjunto abarca más de 30.000 metros cuadrados, una extensión casi similar a la del castillo de San Sebastián.
Es fundamental dar un uso único para todo este conjunto así para poder aprovechar al máximo su potencial. Dividir sus dependencias en una multitud de pequeños museos, con limitada capacidad, y compartir espacio con oficinas puede acabar por desvirtuar todo el conjunto.
El Museo de la Historia de Cádiz se plantea como otros equipamientos similares a los que ya funcionan en Madrid, Barcelona, Londres o Valencia.
Aprovechando las grandes bóvedas y las salas existentes en los dos baluartes el Museo recorrería toda la Historia de la ciudad centrándose en contenidos específicos: los orígenes; la ciudad romana; la Edad Media; Cádiz y América y el comercio de ultramar; el Cádiz ilustrado; Cádiz y la Constitución; el Cádiz del siglo XX; la ciudad amurallada; Cádiz y el mar; la ciudad industrial.
La maqueta de la ciudad, hoy maltratada en el Museo de la calle Santa Isabel, debe ser un referente minado en el nuevo equipamiento. La maqueta, que ya de por si puede ser protagonista de un museo, debe ir acompañada por una explicación de cómo se fabricó, cómo era la ciudad de la época y cómo es actualmente y permitir al visitante tocar algunas de las piezas. Por su amplitud podrían aprovecharse las antiguas dependencias de Talleres Velasco en el baluarte de Santa Elena.
Más allá de lo habitual en un museo de concepción clásica, el centro propuesto apostaría por las nuevas técnicas expositivas a fin de hacerlo más atrayente. Un centro interactivo que atraiga al visitante más joven.
A través de archivos públicos y colecciones privadas el complejo puede ofrecer piezas únicas de la historia de Cádiz, completadas con maquetas como la elaborada sobre la Explosión de 1947 o la del segundo puente, entre otras.
El visitante podrá seguir también la evolución urbanística de la ciudad a través de una pantalla que llevará al visitante a la etapa histórica elegida, que quedará también reflejada en el apartado dedicado a los medios de comunicación, tan importantes en la historia de la ciudad incluyendo la recuperación del primer estudio de radio de 1925, el tercero en la historia de España.
Para facilitar la conexión entre edificios y salvar la barrera de los arcos de la Avenida se proponen pasos subterráneos que unan las bóvedas de Santa Elena y San Roque.
Será por esta última por donde se ubique el acceso principal al Museo de la Historia de Cádiz. Pero la entrada se situaría en un edificio semisubterráneo y con escaso impacto visual que se levantaría donde hoy está el INSS y que conectaría con las bóvedas también por vía subterránea (a modo similar, salvando las distancias, a lo que pasa con el Louvre). De este solar desaparecerían las dependencias de la Seguridad Social y de la Policía que se ubicarían en otras zonas de la ciudad. De esta forma se crearía una gran plaza que recuperaría la visión de la muralla desde intramuros y que incluso podría facilitar la recuperación de restos arqueológicos que se suponen hay en el subsuelo.
En cuanto al solar del Palacio de Justicia, éste se mantiene pero con cambio de uso: ya que Diputación considera que es un BIC que mejor que convertirlo en sede de la Fundación Provincial de Cultural y habilitar allí una gran sala para exposiciones así como una pequeña sala de teatro.
La conversión de todo el frente de Puerta Tierra en el Museo de la Historia de Cádiz, según la propuesta lanzada por Diario de Cádiz, permitiría el acceso peatonal gratuito por el paseo superior que conectaría con el baluarte de San Roque mediante la construcción de un tercer arco sobre la avenida de Fernández Ladreda (esta idea ya la incluye el Ayuntamiento en el nuevo PGOU).
El conjunto contaría con una gran tienda que facilite la venta de recuerdos sobre la ciudad y sobre lo mostrado en el Museo y con un restaurante con terraza. La salida se plantea desde el baluarte de Santa Elena que conectaría con el parque que el Ayuntamiento ya proyecta junto a la muralla de la Cuesta de las Calesas.

 

http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/518744/museo/la/historia/puerta/tierra.html