lunes, 21 de junio de 2010

7.000 metros menos para zona recreativa

La Junta expropió este suelo para un área de ocio cuyo mantenimiento es deficitario

La gran mayoría de los ciudadanos lo desconocen, pero en Cádiz capital hay un merendero de la Junta. Está en terrenos de Santibáñez y ocupa siete mil metros cuadrados de extensión, cuenta con una zona acotada con bancos y mesas de madera y otra para el estacionamiento de vehículos.
Este suelo fue expropiado por la administración regional a la Inmobiliaria Santibáñez S.A., propiedad de la familia De Porrres, accionistas también de la Salina Roqueta, desde hace cuarenta años. Curiosamente, el acceso a este equipamiento corta en dos los terrenos privados. Además, la limpieza es especialmente deficiente. El pasado miércoles la zona acumulaba numerosas bolsas de basura, muchas rotas.
Pero no es éste el único terreno que se ha expropiado a la empresa. La duplicación de la vía férrea se llevó por delante un buen tramo al que se añadió una vía anexa para los peatones y los coches; lo mismo pasó con el acceso a la estación depuradora. El Parque Natural también ha ocupado suelo, aunque en este caso sin la previa expropiación: su entrada principal está en suelo de la Salina Roqueta.
Curiosamente, esta misma salina va a ser atravesada por senderos peatonales según el nuevo PGOU lo que se denuncia desde la propiedad "ya que afectaría de lleno al proyecto de la acuicultura, que tiene el visto bueno del Parque Natural y de Costas"
La dificultad que tiene la sociedad a la hora de poner en valor su propiedad ha provocado incluso la aparición de 'ocupas', que desde hace meses habitan una de las pequeñas naves existentes en la zona.
Los propietarios de Santibáñez y Salina Roqueta han llegado incluso a ofrecerles al Ayuntamiento la posibilidad de la venta integral de todo este terreno, afirmando que como respuesta han recibido una negativa por la falta de fondos por parte de la administración, que sólo optaría por expropiaciones puntuales.