martes, 15 de junio de 2010

El modelo de ciudad del PP ya tiene Plan

El Gobierno local cierra ya su diseño para urbanizar Cádiz, pendiente de que la Junta lo ratifique o no · Defiende que es el documento adecuado para la crisis · La oposición lo rechaza

Los concejales de la Corporación municipal se ventilaron ayer en menos de dos horas uno de los debates más trascendentales de la ciudad: el que analizaba el nuevo Plan General de Ordenación Urbana. La mayoría absoluta del Partido Popular, como era más que previsible, sacó adelante la aprobación inicial del documento. Ahora estará un mes en exposición pública antes de pasar a manos de la Junta de Andalucía que tendrá por delante seis meses para ratificar o no el texto. Si no hay problemas y si la administración regional no dilata su respuesta, el que será el tercer Plan de Ordenación de la democracia podría estar aprobado y en vigor a mediados de 2011, al poco de haberse celebrado las elecciones municipales de ese año.
Será, también, el primer Plan confeccionado por el Partido Popular. La formación que lidera Teófila Martínez, aunque lleva ya gobernando la capital quince años lo ha estado haciendo con el documento de 1995 herencia del último gobierno socialista de Carlos Díaz, un texto al que, sin embargo, los populares han ido introduciendo sustanciales modificaciones en estos años, especialmente con el soterramiento de la vía férrea.
La misma Martínez advertía ayer que el PGOU es un documento vivo a la vez que dejaba claro que el que ahora tiene el sello del PP "puede sufrir modificaciones. Que nadie se rasgue las vestiduras porque a lo largo de los próximos años habrá que hacer sin duda pequeñas adaptaciones".
Lo que ayer se llevó a Pleno no es más ni menos que plasmar sobre el papel el modelo de ciudad que el PP viene publicitando desde 1995, definiendo cómo quiere que sea el Cádiz de las próximas décadas.
El debate, en todo caso, pasó casi de largo sobre esta cuestión pues los portavoces de las tres formaciones representadas en la Corporación (PP, PSOE e IU) se limitaron más que a reflexionar sobre el Plan a defender sus propias propuestas o, en algunos casos, en atacar a las de enfrente. En todo caso, el debate no pudo sustraerse del habitual enfrentamiento dialéctico entre los partidos. Ignacio Romaní, del PP, lanzó en varias ocasiones puyazos contra los socialista afirmando que más que en el pleno sobre el PGOU ellos estaban preocupados por sus problemas internos; mientras, la alcaldesa, Teófila Martínez, cerró la sesión recordando a los presentes (políticos, periodistas, funcionarios y pocos más) todas las cosas negativas que contra la ciudad habían ejecutado los gobiernos socialistas en los últimos quince años. Desde la oposición, por su parte, se acusó al PP de propiciar la especulación y apoyar los proyectos privados frente a los públicos.
Partido por partido, estas fueron las ideas fundamentales plasmadas en la sesión de ayer.
IU
Sebastián Terrada habló, en sus dos turnos, durante 31 minutos. Su rechazo al documento lo justificó al considerar que "no es creíble ni es el mejor PGOU para Cádiz. Es un proyecto socialmente excluyente que no hace Bahía y que no apuesta por la sostenibilidad y sí por la especulación, atacando al comercio tradicional".
Reclamó agilidad en operaciones de calado como la de la Zona Franca, de la que recordó que "no se ha hecho nada desde 1995 y no se tiene claro cómo se va a remodelar, reduciendo el suelo destinado para uso industrial" y se mostró especialmente preocupado por el olvido de algo para él fundamental: conseguir una ciudad sostenible. En todo caso, en su análisis pesaron más sus dudas sobre la propia capacidad de gestión del PP y del cumplimiento de sus compromisos pues reconoció que el documento "sí apuesta por los medios públicos (de transporte)", mientras que se siguen promoviendo los estacionamientos privados, alertando especialmente sobre el proyecto de un aparcamiento en el Hospital de Mujeres.
El representante de IU hizo también una llamada de auxilio en favor del comercio tradicional "frente a proyectos comerciales en la multiusos, estadio y plaza de Sevilla".
PSOE
Agotó en sus dos turnos de palabra apenas 19 minutos, defendidos por Natalia Álvarez.
La concejala, mesurada en su intervención, sí denunció que el Plan "propicia el negocio privado", considerando que era un documento "improvisado", especialmente ante la ausencia "de estudios previos sobre las necesidades de la ciudad" y alertando que en su redacción "no tiene en cuenta la situación económica sino que se sustenta en una época de bonanza". La inversión global supera los 1.300 millones de euros.
Para los socialistas "hay una falta de modelo de ciudad ya que es un simple escenario para los negocios. Las verdaderas decisiones de movilidad se dejan cobardemente sin definir mientras que se priman las necesidades de nuevas viviendas con operaciones brutales como los hitos". Lamentó Álvarez también la ausencia de nuevos espacios públicos y que, por contra, se promueva la privatización de parte de ellos y criticó el "olvido" del casco antiguo, "el gran olvidado, la víctima del PGOU", alertando de la operaciones previstas en Comes, con un edificio de 14 plantas, y en la reordenación del patio del Hospital de Mujeres.
Natalia Álvarez recordó el diseño socialista de la Gran Plaza del Mar como "proyecto cumbre del PSOE" para la ciudad, ignorado en el nuevo Plan y puso sobre la mesa alternativas como 2.500 viviendas para jóvenes en el entorno de la Glorieta de la Zona Franca, la ciudad del deporte, el endurecimiento de las normas de protección del patrimonio, la apuesta por el transporte público o la apuesta por las escuelas infantiles, las ludotecas, los centros de barrios, como actuaciones que considera esenciales.
PP
Como es habitual dividió su intervención en dos. Ignacio Romaní, teniente de alcaldesa de Urbanismo, que intervino en total durante 31 minutos, y Teófila Martínez, que cerró el debate tras 20 minutos.
Para Romaní, el proyecto que plantea el PGOU es el de una "ciudad moderna, integradora y sostenible", con una notable participación ciudadana y con la aceptación del 78% de las alegaciones presentadas. "La voz del pueblo ha sido escuchada y atendida", constató el edil.
"Este es el Plan que Cádiz necesita para avanzar de forma sostenible. Llega en un momento oportuno, de crisis, cuando el Gobierno de la nación está noqueado, y con un documento necesario para crear empleo y riqueza", afirmando el delegado de Urbanismo que durante el largo proceso de redacción "la ciudad no ha estado parada pues se han desarrollado actuaciones como el Hospital, la plaza de Sevilla o Valcárcel", criticando en todo caso los problemas que ha ido poniendo en este tiempo la Delegación Provincial de Cultura.
El que para Romaní es un "documento valiente y realista" apuesta "por la accesibilidad y la movilidad, por un gran eje cultural en el casco antiguo, por un segundo puente que desemboca en una nueva fachada con zonas verdes y deportivas, en el fomento del transporte público", mostrando su "sonrojo" porque el PSOE mantenga la Gran Plaza del Mar, "que ya fue rechazada por los electores", lo que le llevó a afirmar que "la soberbia socialista les impide plantear ideas novedosas".
La sesión fue cerrada por Teófila Martínez.
Desde un principio, la alcaldesa dejó claro su desagrado por lo dicho por la oposición: "Ante un pleno tan importante, las manifestaciones han sido decepcionantes, con temas de menor calado y mencionando cuestiones donde se han presentado más alegaciones, alegaciones siempre calcadas", lo que a su entender significaba que ni PSOE ni IU tienen "un modelo de ciudad". Martínez rechazó también las acusaciones de especulación lanzadas por la izquierda. "El nuestro es un Plan elaborado en base a la transparencia. Hablan de especulación cuando dijimos sí al Hospital rechazando las posibilidades de plusvalía", mencionando también el proyecto de Proinsur (firma que promovía un centro comercial en la Cervecera durante el mandato de Carlos Díaz) "donde se negoció sin ningún tipo de transparencia".
Rechazó también las acusaciones de no apostar por la vivienda pública destacando que la media en Cádiz en las promociones es del 55% frente al 30% defendido por la Junta o "los once años que lleva la Junta para terminar los pisos de realojo (en Cortadura)".
"Ustedes hablan de una ciudad de diseño y nosotros de una ciudad con lógica. No somos demagogos, por eso no es un plan cerrado sino que podrá sufrir modificaciones. Y no partimos de una ciudad como la de 1995 sino de una ciudad sin barrios marginales, integradora".
Poco antes de cumplir dos horas de sesión, el voto mayoritario del PP aprobó el Plan de Ordenación Urbana. A pesar de la transcendencia de la sesión el público que acudió a la sesión se podía contar con los dedos de una mano. Entre ellos sí estaba el líder andalucista y ex concejal, Ramón Sánchez Heredia.
Si la Junta no impone nuevas condiciones al documento, será en cuestión de meses el Plan que refleje con absoluta fidelidad el modelo de ciudad que el Partido Popular pretende para Cádiz.

http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/724792/modelo/ciudad/pp/ya/tiene/plan.html