viernes, 2 de julio de 2010

La Cárcel Real se convierte en un espacio cultural de 2.000 m2

La rehabilitación del edificio, a falta de los últimos detalles, tiene hasta diez salones para distintos usos · Todas las dependencias municipales relacionadas con el Bicentenario se trasladarán a este inmueble

La ciudad ha ganado un nuevo espacio cultural y expositivo y ha recuperado un histórico edificio gracias a un proyecto del Ayuntamiento y a la financiación del Plan E del pasado año. La rehabilitación de la antigua Cárcel Real está ya únicamente a expensas de los últimos detalles. Y la intervención dará como resultado un total de casi dos mil nuevos metros cuadrados destinados a actividad cultural y repartidos en hasta diez salones con diversos usos.
El proyecto ha conjugado el respeto al edificio que ideara Torcuato Benjumeda en 1794 y su adaptación a las nuevas tecnologías y a las instalaciones propias de un equipamiento cultural y expositivo. Así, se han mantenido los paramentos de piedra ostionera y se han eliminado los tabiques que dividían el espacio interior, se han sustituido las ventanas por otras de madera y cristal y se ha realizado un estudio de estabilidad estructural y de patologías para mejorar la actuación.
Todo ello ha necesitado de algo más de tres millones de euros (incluidos en el Plan E de 2009), a los que el Ayuntamiento ha tenido que aportar otros 160.000 euros -según informó ayer la alcaldesa, Teófila Martínez- para actuar también sobre aspectos que no habían sido incluidos inicialmente en el proyecto.
Al margen de estos costes, el edificio tendrá ahora que ser equipado para albergar la actividad prevista. Y también deberá ser conservado para evitar un rápido o progresivo deterioro. En este sentido, Teófila Martínez anunció ayer que se está elaborando un plan especial de mantenimiento del edificio. Así, adelantó que anualmente se revisarán y tratarán los cerramientos de madera y las terrazas en el exterior de la antigua Cárcel Real; y cada dos años aproximadamente se repasará el tratamiento que se ha aplicado a la fachada.
Una vez finalizada la rehabilitación y pendiente de las últimas intervenciones, el uso de este nuevo equipamiento cultural ya está decidido. De aquí a 2012 albergará actividades relacionadas con el Bicentenario. Y después de esa fecha concentrará todo lo relacionado con el mantenimiento de las relaciones con Iberoamérica, tanto a nivel cultural (principalmente) como social, turístico, económico o empresarial.
Además, una zona del edificio ha sido destinada a despachos, oficinas y salas de reuniones, dotando así de actividad administrativa a la Cárcel Real. Este punto fue destacado ayer por la alcaldesa, que entiende que al igual que ha ocurrido con el centro Reina Sofía es muy importante que el edificio abra diariamente sus puertas y tenga actividad durante todo el año.
En la parte administrativa, Martínez anunció que hasta 2012 se van a destinar a la Cárcel Real la nueva sociedad municipal que se va a crear para el Bicentenario así como las distintas oficinas o áreas que ya trabajan en esta línea.
En principio, la intención es que a partir del próximo mes de octubre la Cárcel Real pueda ya albergar toda la infraestructura administrativa programada. Y a finales de año o principios de 2011 se pretende inaugurar allí la primera exposición sobre Iberoamérica. Para ello, se han habilitado en el edificio hasta diez salones, repartidos en las dos plantas. En la baja habrá cuatro salas de exposiciones, dos salones de usos múltiples y un salón de actos. Y en la primera habrá otras dos salas de exposiciones y un salón de usos múltiples que ocupa más de 600 metros cuadrados (todo el largo del edificio).
Martínez se mostró ayer muy satisfecha por haber conseguido finalmente un nuevo espacio cultural en la antigua Cárcel Real y destacó las dificultades que se han tenido que superar para ello. "Pero aquí no acaba la fiesta, ahora habrá que saber utilizarlo bien", comentó a los periodistas. Para la alcaldesa es muy importante lo realizado con este equipamiento ya que además de dotar a la ciudad de un nuevo espacio cultural y expositivo -inicialmente dedicado a la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812- se potencia un enclave estratégico en el Campo del Sur. "Se logra poner en valor una parte de la ciudad que estaba relegada", dijo, y que conectará el Teatro Romano, las dos catedrales o los miradores de Entrecatedrales y el nuevo -también estrenado ayer- situado sobre el polideportivo de la Mirandilla con el museo litográfico o el torreón de las Puertas de Tierra. "Se confirma como el cinturón cultural de la ciudad y el más atractivo a nivel turístico al tratarse del balcón atlántico. Estamos muy contentos", declaró Martínez.

Galeria