viernes, 2 de julio de 2010

La Cárcel Real se sacude el moho

  • La renovación completa del edificio, que albergará la Casa de Iberoamérica, ya está terminada

  • La zona expositiva se abrirá con una muestra latinoamericana, pero antes se trasladará allí el personal de la sociedad 'Cádiz 2012'

La Cárcel Real se sacude el mohoLa Casa de Iberoamérica comenzará a funcionar a finales de año. El 'continente' de ese proyecto -la Cárcel Real- ya está listo, a falta del amueblamiento y los últimos remates. Y el contenido -la futura sociedad 'Cádiz 2012'- está también a punto de ultimarse.

La alcaldesa, Teófila Martínez, visitó ayer la obra de remodelación de la Cárcel Real, además de las nuevas pistas deportivas y el mirador de la Salle-Mirandilla, dos proyectos financiados con las aportaciones estatales del Plan E de 2009.

El cambio operado en el edificio de Torcuato Benjumeda, de finales del XVIII, es muy notable. Se han eliminado todos los añadidos posteriores, incluidos los tabiques que separaban las dependencias de los juzgados y el registro, que tenían allí su sede.

Además, se han eliminado las humedades -uno de los graves problemas del inmueble- se han tratado los muros de piedra ostionera y se han cambiado puertas, ventanas y pavimento. En definitiva, ha sido una obra de calado que ha dejado los tres patios, varias salas de pequeño y medio tamaño y una gran sala de exposiciones en la primera planta.

La idea del equipo de Gobierno es que la planta baja acoja el uso público: exposiciones y eventos, que también podrían celebrarse en los patios, cubiertos con monteras. Hay espacio también para un área de recepción y seguridad.

En la segunda planta, al margen de esa magna sala, habrá una zona de oficinas donde se ubicará el personal de la sociedad 'Cádiz 2012', que hasta ahora constituía la Oficina del Bicentenario. Desde ahí se gestionarán las relaciones de Cádiz con las ciudades iberoamericanas, hasta el Doce y en los años posteriores. También tendrán sus propios espacios los funcionarios de la Delegación de Cultura relacionados con el Doce.

Paralelo a este proyecto se ha elaborado un 'manual de mantenimiento' para prever los daños de los temporales y de la cercanía al mar. «Cada dos o tres años se repasará la fachada y se acometerán las reparaciones en el interior», explicó Martínez.

El objetivo es que a finales de este año o principios del que viene se inaugure con una exposición relacionada con Iberoamérica. Antes se habrá producido la mudanza del personal del Doce, para ir constatando que todo funciona correctamente.

De Colombia y Costa Rica

Martínez ya expresó su deseo de que dos de las grandes exposiciones del Doce, la del Museo del Oro de Colombia y la de Oro y Jade de Costa Rica, se exhiban aquí. Estas muestras, cuyo coste principal estará en los elevados seguros que se necesitarán para trasladar las piezas, deben exhibirse en edificios que dispongan de un buen sistema de seguridad. En este sentido, la edil explicó que además de las cámaras de vigilancia interiores, habrá un sistema para controlar el acceso en todo el perímetro.

En esta obra han trabajado 378 personas y de hecho es una de las que más personal ha requerido de los 17 proyectos financiados en ese primer Plan E.