sábado, 26 de febrero de 2011

"¿Catedral de las Américas? Será porque se pagó con dinero de allí"

Jiménez Mata desgrana la obra de Vicente Acero en el primer templo y no ve relaciones arquitectónicas con Iberoamérica, aunque sí apunta vínculos culturales

Juan José Jiménez Mata es quizá el mayor conocedor de la Catedral de Cádiz. Desde hace años viene estudiando y trabajando en este monumento de la ciudad en su condición de arquitecto titular de las intervenciones que se le vienen realizando desde el año 1987. Y ayer, en la conferencia que ofreció dentro del ciclo Ultramar organizado por el Colegio de Arquitectos y el Consorcio del Bicentenario, desmontó ese adjetivo que define a la de Cádiz como Catedral de las Américas.
Jiménez Mata fue contundente al respecto. "¿Catedral de las Américas? Será porque se pagó con dinero de América", afirmó el arquitecto exponiendo que la fórmula arquitectónica de la girola tan habitual en Europa y reproducida también en la Seo gaditana no se corresponde con las de Iberoamérica, donde las plantas de las Catedrales son rectangulares.
En cambio, sí expuso Jiménez Mata algunos vínculos culturales que sí relacionan Cádiz y América. Así, destacó dos nombres. El primero es el de Lorenzo Rodríguez, un discípulo de Vicente Acero que trabajó en la Catedral de Cádiz y que marchó a México en 1931 (justo después de que se paralizaran las obras en la Catedral) para construir el Sagrario de la Catedral mejicana por encargo del entonces arzobispo -que era gaditano-, reproduciendo una copia de la planta de la Catedral de Granada, donde trabajó Acero antes de llegar a Cádiz. Y el otro nombre es Pedro de Medina, un gaditano que se marchó a Cuba para construir la Catedral de La Habana, cuya fachada se asemeja a la parte central de la de Cádiz.
Al margen de estos vínculos culturales, Jiménez Mata también centró buena parte de su conferencia en desgranar la polémica que suscitó el planteamiento que Vicente Acero realizó para la Catedral. Un arquitecto peculiar cuyo proyecto no fue muy bien recibido pero que Jiménez Mata calificó ayer "de una envergadura impresionante".
Este ciclo Ultramar que se desarrolla como preámbulo de la Bienal de Arquitectura que se celebrará en Cádiz en 2012 tendrá ahora su continuación el próximo día 24 de marzo, centrándose la conferencia en la arquitectura de La Habana, donde se aportarán nuevas "reflexiones de ida y vuelta sobre el urbanismo de Cádiz y su relación con Iberoamérica", como destacó ayer el decano de los arquitectos de Cádiz, Ramón Pico.