sábado, 26 de febrero de 2011

Comienza el derribo del IES La Viña para el Museo del Carnaval en plena epoca de fiestas

El traslado de un transformador eléctrico ha permitido la ejecución de los trabajos · Aún queda por firmar el contrato con el arquitecto para que redacte el proyecto

Gran parte del IES La Viña es una escombrera después de que se comenzara su demolición hace unos días. Este es un paso importante, pero no lo es todo, ya que de momento todavía ni siquiera se ha llegado a firmar el contrato entre el ayuntamiento y el arquitecto, Rafael de Giles, que ha diseñado el nuevo edificio que se levantará y que albergará la Casa del Museo del Carnaval.
La empresa adjudicataria del derribo, Pérez del Río, ha podido acometer estos trabajos debido a que ya ha sido trasladado un centro de transformación eléctrica que se encontraba en el edificio y que impedía la demolición.
Una vez que se firme el contrato, De Giles tendrá que redactar el proyecto, que debe ser sacado a licitación y para cuya construcción se cumplirá como mínimo un año y medio. Todo esto hace que sea materialmente imposible que pueda llegar a tiempo para el año 2012.
A ello se le suma que en el patronato tampoco está nada clara la financiación que va a tener el proyecto, ya que algunos de sus integrante todavía no han manifestado cómo van a participar. El ayuntamiento ya ha reiterado en varias ocasiones que está dispuesto a afrontar en solitario la obra.
Del IES La Viña sólo quedan en pie uno de los frontales del edificio, pero éste caerá en los próximos días.
Una vez que esté completamente derribado se tomarán todas las medidas para que nadie pueda acceder al solar, y más teniendo en cuenta que la zona se convierte en el epicentro de las fiestas del Carnaval.
Curiosamente el arquitecto ya dijo en su día que cuando se llevara a cabo la demolición del edificio ya iba a suponer en torno a un 75% del aspecto final acabado, pues el Museo el Carnaval sólo ocupará entre 550 y 600 metros cuadrados de los 2.800 que tiene el solar. Asi, el resto de la construcción irá bajo rasante.
El edificio que albergará el Museo del Carnaval constará de tres plantas más un sótano y también con un aparcamiento.
La planta baja proyecta un vestíbulo, la secretaría y despachos; en la primera la sala llamada La Música y la que será nombrada como El disfraz. En el segundo estarán El Falla, La calle, Personajes, El Carnaval y ¿Cómo contarlo?. Por último en la tercera irá una cafetería, una tienda y servicios. Asimismo, la plaza de la Reina será como una prolongación del Museo ya que contará con un escenario al aire libre para actuaciones carnavalescas.