miércoles, 2 de febrero de 2011

Los promotores gaditanos se aferran a la VPO para dar salida al 'stock' de viviendas.

Más de la mitad de estos inmuebles están destinados al régimen de alquiler con opción a compra en la provincia

Si no puede dar salida a sus pisos, póngalos en alquiler. Quizá de una manera menos coloquial hizo la sugerencia el entonces consejero Juan Espadas hace justo un par de años. Era la época en la que el Plan Concertado de Vivienda echaba a andar mientras la crisis iba congelando cualquier posibilidad de crédito bancario.

EN CIFRAS
895 son las viviendas libres de la provincia que han pasado al régimen protegido, lo que sitúa Cádiz a la cabeza en Andalucía, por delante de Almería.
Jerez y Chiclana son los municipios que más han recurrido a esta fórmula para vender los pisos

Así nació aquella iniciativa que permitía a los promotores solicitar un cambio en la calificación de sus edificios siempre que cumplieran los requisitos básicos de VPO. Dos años después, 895 viviendas libres en la provincia han pasado al régimen protegido, lo que sitúa a Cádiz a la cabeza, solo superada por Almería. En toda Andalucía el número asciende a 4.136, según los datos de la Consejería de Obras Públicas al cierre del año pasado.

La mayor parte de estos inmuebles fueron tramitados el año pasado, una vez que el sector se vio con el agua al cuello. A pesar del descenso de los precios, este cambio de régimen supone un recorte importante de los beneficios, pero es también una salida al excedente. La VPO es en torno a un 36% más barata y tiene que cumplir unos requisitos determinados. No se ajusta a las casas de lujo ni a las que sean excesivamente grandes, aunque admite algunas variaciones de en torno al 15% por habitaciones.

La patronal gaditana hace un balance positivo de la iniciativa, aunque reconoce que supone un «gran sacrificio» para el promotor. El secretario general, Emilio Corbacho, explica que la verdadera explosión de esta medida se ha producido en 2010 y conforme ha avanzado el año se han ampliado las solicitudes. Cádiz ha sido una de las provincias que más ha aprovechado este recurso, «tal vez por la tradición de VPO o simplemente porque sus promotores no han querido perder la oportunidad», aclara el portavoz provincial. De una u otra forma, llama la atención la gran diferencia con otras zonas como Málaga o Sevilla, donde apenas se tramitaron 162 y 292, respectivamente.

La subida del IVA y el final de la desgravación fiscal animaron las ventas y consiguieron que el negocio inmobiliario remontara, pero apenas fue un efecto efímero. Ni se han cumplido las expectativas, ni ha conseguido salvar los resultados. Por eso mismo, considera Corbacho que «seguirán llegando nuevas peticiones», porque tanto los ayuntamientos como la Junta tienen un compromiso para construir vivienda protegida y eso ayudará a cumplirlo.

Aunque los promotores no tienen aún datos cerrados, explican que las localidades que concentrarán el mayor número de viviendas que han pasado al régimen protegido serán las que han vivido una mayor expansión urbanística: Jerez y Chiclana. Y el principal destino de estos domicilios será el alquiler con opción a compra.

Más rentable

Emilio Corbacho resalta que en torno al 56% de las que se les ha concedido la calificación son para ese régimen, que es el único «soportable» hoy día. «Después de tres años, los bancos siguen con el grifo cerrado, ese fue el motivo por el que no ha funcionado el plan para reducir el 'stock' y por el que se está poniendo en peligro también el mercado de vivienda protegida», resalta. El alquiler es más llevadero e incluso es una manera de cerrar ventas, ya que el adjudicatario de una de estas viviendas podrá adquirirla pasados diez años sin perder el dinero invertido en el arrendamiento.

Sin embargo, esta medida también ha sufrido cambios. Explica el también secretario regional de Fadeco que desde que se aprobó la Ley de Autonomía Local a mediados del año pasado, los ayuntamientos han asumido las competencias de los cambios de calificación. «Ahora promotores, constructores o cualquier propietario de vivienda libre que sea reciente tendrá que dirigirse a su consistorio para hacer el papeleo, una vez aprobado, se enviará el expediente a la Junta y allí se terminará de tramitar».

Cada cambio genera incertidumbre y los promotores temen que pudiera retrasar el proceso. «Ahora los ayuntamientos tendrán que formar a su personal y acostumbrarse al ritmo de este trámite, además el proceso dependerá ahora de dos administraciones que no siempre son del mismo color y eso influye», recalca.

Los promotores gaditanos se aferran a la VPO para dar salida al 'stock' de viviendas. La Voz Digital