martes, 22 de junio de 2010

Junta, Puerto y Ayuntamiento sellan el futuro de la Ciudad del Mar

Tras 18 años de disputas, el edificio será rehabilitado una vez que las administraciones definan su uso · El Consistorio renuncia a la concesión y la gestión será consorciada

Después de 18 años, numerosas discusiones políticas e intentos fallidos, Puerto América y la Ciudad del Mar pueden empezar a ver la luz. El desbloqueo ha llegado gracias a la firma de un protocolo por parte de la consejera de Obras Públicas y Vivienda, Rosa Aguilar; el presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, Rafael Barra, y la alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez.
El protocolo firmado en el Ayuntamiento de Cádiz se da un plazo de seis meses para trabajar en varios frentes. Por un lado, el Consistorio va a renunciar a la concesión administrativa que tenía hasta 2015 por parte de la Autoridad Portuaria.
Por otro lado se va a trabajar en la constitución de un consorcio o sociedad mercantil entre las tres instituciones, que es la que definiría los usos y la explotación de la futura Ciudad del Mar.
Además, también se iniciarían los pasos para acometer la rehabilitación del edificio, que después de tantos años sin uso se encuentra en un estado lamentable. La alcaldesa precisamente dijo que por el momento no se sabe el coste que tendría la rehabilitación del inmueble.
Para la Ciudad del Mar ha habido innumerables ideas, proyectos e iniciativas pero ninguna realidad. Primero se quiso hacer un centro de alto rendimiento en la vela, teniendo en cuenta que este edificio se concibió para la celebración del Campeonato del Mundo de Vela Ligera en el año 1992. También el Ayuntamiento quiso que se destinara a uso hotelero, pero esto chocó de bruces con la incompatibilidad con los usos portuarios.
Teófila Martínez incluso llegó a proponer a la que fue consejera de obra Públicas en su día, Concepción Gutiérrez, la creación de un ente consorciado entre las tres partes para darle salida a un edificio que se iba deteriorando poco a poco. Pero la reunión definitiva no se llegó a producir nunca  hasta que ha llegado Rosa Aguilar a la Consejería de Obras Públicas y Vivienda. De hecho, la alcaldesa se encargó de resaltar este hecho, agradeciéndole su "empeño" para que este tema saliera adelante.
Las tres partes, después de años de desencuentros en esta materia, pusieron de manifiesto "el trabajo conjunto, la cooperación y la coordinación"  de las tres administraciones implicadas para dar solución a este espacio.
Este es un protocolo que mira mucho más allá de estos seis meses y que, incluso, sienta las primeras bases para la integración de este equipamiento en la ciudad. El propio Rafael Barra señaló que con la firma de ayer "se empieza a ver la luz" y es el primer paso "para la puesta en valor de ese fondo de saco en consonancia con el desarrollo portuario".
Y es que, tal y como explicó Rafael Barra, en el futuro se va a trasladar la terminal de contenedores contigua, lo que hará que la zona se dedique para los cruceros, por lo que se necesitará menos espacio y se podrá conectar mejor la Ciudad del Mar o Puerto América con la ciudad.
Teófila Martínez, aunque no lo dijo de manera expresa, sí tiene en mente el proyecto de que en el futuro el Paseo Pascual Pery se pueda convertir en una gran centro de ocio con un gran aparcamiento subterráneo debajo: "Una ciudad que tiene tan poco suelo y tantas servidumbres es muy importante poner en valor una zona como esa. Detrás de esto vendrán otras actuaciones, pero ésta es la que va a tirar del resto".
Rosa Aguilar incidió en que la cooperación entre los firmantes  va a continuar porque se trata de un acuerdo "de largo alcance" que responde a una "apuesta decidida por abrir las puertas del puerto de par en par para que sea un espacio permeable y de disfrute para la ciudadanía".
Para las tres partes es fundamental que esta zona se acerque a la ciudad. Teófila Martínez afirmó que una vez que se ponga en valor, se reordenará la zona para que los autobuses públicos puedan llegar hasta la Punta de San Felipe.
Eso sí, en la rueda de prensa de ayer posterior a la firma del protocolo no se llegó a aventurar en ninguno de los casos algunos de los usos que se le puede dar a la Ciudad del Mar. Rosa Aguilar sólo reiteró que "vamos a llevarla a buen puerto" y resaltó que "es el mayor de los compromisos que podíamos haber alcanzado".
Una de las posibilidades que se barajó en su día era la de ceder el 50% del edificio, pero finalmente se va a dotar el acuerdo de que la gestión esté consorciada. No sólo el edificio va a ganar, sino también Puerto América en su conjunto. Como señaló la alcaldesa de Cádiz, "la ciudad gana un espacio y el puerto deportivo gana calidad y mejores servicios".
Un aspecto importante de este acuerdo es que no sólo va a ser poner en pie un edificio que estaba destrozado, sino que va a generar recursos y actividad económica.
Las tres administraciones tienen tarea por delante para que antes de finales de año esté aclarado el futuro de la Ciudad del Mar.