viernes, 31 de diciembre de 2010

Zona Franca contará con 4.200 plazas de aparcamiento y casi 900 viviendas

La remodelación del recinto industrial de la capital permitirá incorporar el uso comercial y hostelero

CapturaLa transformación del obsoleto recinto exterior de la Zona Franca irá más allá de una simple mejora estética. La actuación que se contempla en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)- que ya espera su aprobación por parte de la Junta de Andalucía- recoge la conversión de este espacio aislado de la ciudad en un importante núcleo no sólo industrial, sino también comercial, hostelero y residencial. Las posibilidades de la actual Zona Franca crecerán a pasos agigantados para convertirse en el epicentro de la actividad económica de la ciudad.

De hecho, estos más de 500.000 metros cuadrados de suelo permitirán crear casi 900 nuevas viviendas, que irán ubicadas en la pastilla del recinto exterior que colinda con la barriada de Loreto, lo que posibilitará el crecimiento de este espacio de extramuros, que además será dotado de importantes espacios verdes. En concreto, se levantarán 854 pisos, de los cuales la mitad serán de renta libre y el resto de protección oficial. Por este motivo, en los alrededores sólo se instalarán industrias escaparate para compatibilizar el uso residencial.

El futuro parque industrial también estará dotado de un importante número de plazas de aparcamiento para facilitar el acceso al mismo. Más de 4.200 plazas de estacionamiento se pondrán a disposición de los ciudadanos y trabajadores del recinto cuando éste entre en funcionamiento. Además de las viviendas y el aparcamiento, el 12% del suelo tendrá uso comercial; el 6% uso terciario; el 1% uso hostelero, mientras que el 79% será de uso industrial. Esto significa que, tal y como sugirió ayer la alcaldesa, el recinto podría contar con equipamientos como guarderías, gimnasios o recintos de ocio.

Otro de los grandes cambios que sufrirá el recinto exterior de la Zona Franca será su reorganización. Las naves se distribuirán de forma simétrica a lo largo de toda la superficie, formando calles y mejorando la circulación a través del mismo y en dirección a la Avenida Juan Carlos I. Precisamente al principio de esta avenida, en su confluencia con la Avenida de La Coruña, se crearán dos grandes hitos de gran altura para anunciar la entrada al nuevo polígono.

Zona Franca contará con 4.200 plazas de aparcamiento y casi 900 viviendasPara hacer realidad este proyecto, el Ayuntamiento y el Consorcio de la Zona Franca deben ponerse de acuerdo con los propietarios de las naves para su transformación. Por este motivo, la alcaldesa Teófila Martínez aseguró que la ejecución del proyecto arrancará por una zona situada en el sector central del recinto, donde poseen mayor suelo las dos administraciones. Según palabras de Martínez, «éste será el faro que alumbre a los demás». A partir de ahí, las actuaciones se irán realizando por manzanas hasta completar toda la superficie. Según las previsiones de la alcaldesa, esta transformación no terminará antes de 2018, aunque Martínez espera que para entonces esté iniciado al menos el 80% de los trabajos.

La actuación más radical se llevará a cabo en la zona exterior, ya que el recinto fiscal tan sólo sufrirá una simple modernización, mientras que otras industrias como Altadis simplemente serán reordenadas en el mapa del polígono, ya que en la actualidad ya se encuentran integradas.

La alcaldesa Teófila Martínez señaló que la transformación del recinto exterior de la Zona Franca es uno de los grandes objetivos para mejorar la ciudad, aunque apuntó que esto no dejará de lado otros tres proyectos que considera fundamentales, como la Plaza de Sevilla, Puerto América o el muelle-ciudad. «Esto nos permitirá estar preparados para competir con éxito cuando salgamos de la crisis», apostilló.