viernes, 22 de abril de 2011

Afectados de las viviendas de Los Chinchorros se constituyen en asociación “a fin de defender intereses comunes”

El pasado viernes día 8 se constituyó formalmente en Cádiz la asociación de afectados por la falta de entrega de las viviendas y demás inmuebles de la promoción inmobiliaria de Los Chinchorros.
Debido a la espera, retraso y continuos incumplimientos por las empresas promotoras, durante más de once años, las personas que habían adquirido el derecho a una vivienda, y que al día de hoy siguen esperando la construcción y entrega de las mismas, han decidido constituirse en asociación legal “a fin de defender sus intereses comunes, y exigir el cumplimiento de las obligaciones suscritas por las empresas promotoras y la entidad bancaria que promueve el proyecto de construcción”, señalan en un comunicado remitido a DIARIO Bahía de Cádiz.
A pesar de la información que vienen dando las actuales empresas promotoras de continuar con la obra que se encuentra paralizada,  los afectados que constituyen esta asociación afirman que han podido constatar que “no es así, sino que se están llevando a cabo movimientos especulativos, que en ningún caso garantiza la continuidad de la obra”, lo que ha provocado la alarma entre los afectados, que han decidido aunar esfuerzos y los intereses comunes en bloque, con el fin de que finalmente puedan ser entregadas las viviendas por las que ya se ha pagado mucho dinero.
NUEVAS CONDICIONES DE ADQUISICIÓN
Al respecto, durante el pasado mes de marzo las empresas promotoras han mantenido reuniones individuales con algunos afectados y remitido por correo unas nuevas condiciones de adquisición de las viviendas, “que modifican por completo las suscritas hace más de once años”. Dicha modificación “además de unilateral, es abusiva, desproporcionada y amenazante”.
Concretamente, según indican desde este nuevo colectivo, “la gran mayoría de afectados ha recibido ofertas de las empresas promotoras, imponiéndoles un nuevo precio de compra de las viviendas que supera en más del doble las inicialmente pactadas, y además, en algunos casos se produce una reducción de hasta la mitad de los metros cuadrados suscritos inicialmente”.
“Siendo esta oferta no solo insultante, abusiva, especulativa e ilegal, las empresas promotoras no se quedan ahí, sino que además dichas ofertas unilaterales se efectúan bajo la amenaza de concurrir a un Concurso Mercantil si no se aceptasen estas nuevas condiciones, con el ánimo de amedrentar a las familias en peor situación económica y  a personas de avanzada edad”.
Esta asociación de afectados de Los Chinchorros ha constituido su primera Junta Directiva, que en breve iniciará las acciones en defensa del interés colectivo, “a fin de que se lleve a cabo finalmente la promoción de las viviendas, superando el enorme retraso ya acumulado, así como cualquier otra dificultad que impida la ejecución definitiva de sus hogares”