jueves, 21 de abril de 2011

El derribo para la futura Ciudad de la Justicia comenzará en dos meses

El máximo responsable autonómico en la provincia se marca como objetivo la recuperación de la confianza en la administración

Manuel Jiménez Barrios. Delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz

 

Acaba de aterrizar en la plaza de España. El pasado lunes tuvo lugar su toma de posesión como delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en la provincia de Cádiz en sustitución de Gabriel Almagro, pero hace ya un par de semanas que está ejerciendo como tal. Han sido días intensos, en los que las olas de la marejada socialista no han dejado ver como nada uno de los políticos con más experiencia y mejor valoración del partido. Reuniones y más reuniones. Ayer le tocó el turno al presidente de la Audiencia Provincial y a la fiscal jefe, pero antes, atendió a LA VOZ en su primera entrevista desde que accedió al cargo.

-¿Cómo están siendo estos primero días como delegado?

-Pues la verdad es que no he tenido descanso. Ha sido un ritmo frenético, he visto ya a un número muy importante de responsables y de instituciones para presentarme públicamente. También tengo una sensación de gran agradecimiento y de sorpresa por el respaldo que tuve en la toma de posesión por parte de representantes de todos los sectores de la provincia. Eso carga mi mochila de afecto personal y espero estar a la altura.

-¿Se siente presionado sabiendo que todos los focos le apuntan?

-Yo ya estoy acostumbrado a los focos. Es lógico que la atención política esté centrada en los primeros pasos. Pero yo soy un hombre sereno e intento contagiar que a mí me gusta mucho esto.

-¿Le ha dado algún consejo Gabriel Almagro?

-Consejos y, sobre todo, su experiencia, que para mí es muy importante.

-El presidente Griñán le ha encargado que dé mayor visibilidad a las actuaciones de la Junta, ¿cómo lo va a hacer?

-Esta es una tarea que no voy a hacer yo solo. Me he reunido con todos los delegados provinciales, que están haciendo un buen trabajo, pero les he pedido que redoblen lo que ya vienen haciendo. Las delegaciones también tienen que trasladar la enorme cantidad de iniciativas políticas que en estos momentos tiene en marcha la Junta en la provincia. Es importante que se conozcan para que se pueda recuperar la confianza.

-¿Hay previsto algún cambio en las delegaciones?

-No que yo conozca.

-¿Es Cádiz una provincia especialmente difícil de gobernar?

-Yo no diría difícil, diría compleja, porque en un territorio tan corto como el nuestro y con tan pocas poblaciones se concentra un número de habitantes muy potente con comarcas muy diversas. Esa variedad es también su fortaleza.

-¿Cree que los ayuntamientos necesitan una mayor autonomía financiera?

-Les hace falta que les llegue su tiempo. En el marco nacional hay que establecer ya una solución definitiva a la financiación de los ayuntamientos. Leyes como las aprobadas por la Junta de Andalucía están contribuyendo a clarificar el futuro.

-¿Es el desempleo el mayor problema de la provincia?

-Sin ninguna duda. Todo el mundo tiene que ocuparse de este problema y dejar de lado el ruido para restablecer la confianza en la creación de empleo. Hay muchas iniciativas y no llegan a calar. Siempre se piensa que para conseguir incentivos para crear empresas hay que enfrentarse a una gran maraña burocrática. Sin embargo, el 32% de los incentivos que se han concedido en toda Andalucía han sido para la provincia de Cádiz. La segunda que nos sigue es Sevilla con el 16%. Por tanto, esa maraña burocrática tiene algo de realidad, pero otra parte está en el imaginario colectivo.

-¿Teme que la situación de malestar de los extrabajadores de Delphi se haga crónica?

-Lo primero que hay que poner de manifiesto es que Alestis en estos momentos tiene unos 1.500 empleados, por tanto es uno de los ejes fundamentales de la creación de empleo a través de la iniciativa privada y de la Junta. Eso hay que reforzarlo y protegerlo. Además, hay que ayudar a encontrar una salida para el colectivo de Delphi. Cuando se dio a conocer el ERE ha habido reuniones con los trabajadores de diputados, delegados, el presidente de Diputación, el portavoz del grupo socialista en el Parlamento... El consejero ha dicho, y yo lo comparto, que se sienten a negociar y la empresa tiene que ser consciente de que no es el camino adecuado y tiene que suspender el expediente. Me consta que el comité de empresas tiene una actitud de colaboración y de entendimiento para encontrar una solución.

-¿Cómo marchan los planes de ordenación pendientes en la provincia?

-Tenemos que felicitarnos por la aprobación del de la Costa Noroeste. Junto con los incentivos económicos es muy importante que la administración cree las condiciones para el desarrollo con la seguridad jurídica necesaria para los emprendedores. Este es uno de los instrumentos, la clarificación de qué se puede y se debe hacer en el territorio. En este momento la provincia de Cádiz tiene ya en marcha, de una forma u otra, todos sus planes subregionales de desarrollo. El de la Costa Noroeste aprobado; el de la Bahía de Cádiz revisándose; el de La Janda, al que le quedan cuatro flecos, a punto de aprobarse inicialmente; el del Campo de Gibraltar, que está en estos momentos recibiendo las alegaciones; y el de la Sierra, que se está iniciando y en torno al que hay un gran acuerdo general. Es una de las pocas provincias de Andalucía que tiene todo el litoral diseñado y ordenado. Estoy seguro de que en lo que queda de legislatura la provincia de Cádiz va a a ser una de las pocas que tengan todo su territorio ordenado urbanísticamente, con lo que ello conlleva de seguridad y de garantía de acción y de ejecución de las políticas necesarias para el desarrollo.

-¿Cree que la solución a las viviendas ilegales es una regularización masiva?

-Ya hay un trabajo muy avanzado por localidades como Chiclana o Vejer. Hay que regularizar aquello que no esté dentro de los índices de protección ambientales. Hay que regularizar lo regularizable teniendo en cuenta que los costos deben ser sufragados por aquellos que han provocado la situación.

-¿Cuándo será una realidad el proyecto de la Ciudad de la Justicia de Cádiz?

-En ese aspecto tengo que dar una buena noticia. Acabo de recibir del Ministerio la autorización para el traslado de las dependencias del INEM al Carranza. Vamos a agilizar también el traslado de nuestras dependencias de empleo, lo que hace presagiar que a principios de verano podamos estar ya derribando los edificios. Lo siguiente será sacar a concurso el pliego público-privado para la construcción, que está garantizada. Espero que pronto podamos poner la primera piedra, pero de momento me conformo con derribarlas.

-¿Cuántas ayudas se han aprobado para la mejora de establecimientos hosteleros de cara al Bicentenario?

-Hubo 87 solicitudes entre Cádiz y San Fernando, 24 de las cuales eran susceptibles de ser subvencionadas, aunque dos no perfeccionaron el expediente. Al final se han aprobado 19 solicitudes con una dotación económica total de 82.452,81 euros.

-¿Cuál va a ser su implicación en la celebración del Doce?

-Voy a estar implicado al máximo. La voz política será tanto del consejero como mía. La gerencia va a reforzar los mecanismos de aportaciones privadas.