martes, 26 de abril de 2011

La remodelación de San Juan de Dios estará lista para final de verano

Los trabajos de la primera fase, que se están ejecutando ahora, terminarán a la vez que los del nuevo pavimento del resto de la plaza

La remodelación de San Juan de Dios estará lista para final de veranoHabrá que esperar aún algunos meses para verle la nueva cara a la plaza de San Juan de Dios. En la actualidad se está trabajando en el tramo más cercano a la avenida del Puerto, en el frente situado entre el edificio El Fénix y el paseo de Canalejas, estando aún pendiente el comienzo de los trabajos en el resto de la plaza.

Así las cosas, y con el riesgo inherente a este tipo de grandes obras de que pueda surgir cualquier problema inesperado, los técnicos calculan que los trabajos podrían estar finalizados para el mes de septiembre, por lo que las vallas de obra seguirán dando sombra a los turistas que vengan a la ciudad en los próximos meses de vacaciones.

En esta primera fase de la obra se está actuando en unos cuatro mil metros cuadrados aumentando la zona peatonal y abriendo un paseo central con arbolado con dos estanques, fuentes y bancos de granito. El suelo variará según el uso de cada espacio, dependiendo de que sea peatonal o esté abierto al tráfico rodado, y se recuperarán las farolas de cuatro brazos.

Hay que recordar que con esta obra se ha dado trabajo a un buen número de obreros, contando con financiación del Plan Proteja de la Junta de Andalucía.

La reforma de San Juan de Dios es una actuación largamente esperada por los comerciantes y vecinos de la zona y que traerá como consecuencia más destacada de la descongestión de la zona en cuanto al número de vehículos que circularán por ella.

Los técnicos reconocen que lo peor que tiene el área que se va a remodelar es la invasión de tráfico rodado, que hace que disminuya la calidad ambiental de la plaza de San Juan de Dios, por cierto una de las primeras que se creó en la ciudad (con varios nombres, a lo largo de su historia) y que sigue siendo el centro neurálgico para gaditanos y visitantes. El pavimento que hay ahora tampoco ayuda a marcar diferencias. Al margen de lo deteriorado que está, las calzadas ocupan muchos más metros de los que deberían.

La intención de los arquitectos municipales es ampliar la perspectiva entre el edificio del Consistorio y la llamada «Puerta del Mar», acentuando ese carácter de «salón» que tiene la plaza. Para ello tienen que diferenciar las zonas de paso del tráfico de las de estancia (parada de taxis y carga y descarga). La separación entre las áreas de tráfico y de peatones o la diferenciación de otras que serán de coexistencia se hará, sobre todo, con el pavimento, pero también con el arbolado y otro elemento añadido: las fuentes. De éstas se sabe que serán alargadas, tipo estanque, con varios caños, según explican fuentes municipales. No serán gemelas, sino que una será más grande que la otra (86 y 60 metros cuadrados, respectivamente). Para hacerse a la idea, ambas contará con 20 surtidores de acero inoxidable más 10 chorros que lanzarán el agua con forma de espiral. Además, estarán rodeadas de un banco exterior de piedra natural granítica para proporcionar descanso a los peatones y se situarán en la zona que va desde la calle Nueva hasta la avenida del Puerto.

Fases

Aunque la primera fase de los trabajos comenzó hace meses, se trata de la parte más compleja del proyecto, debido a las importantes actuaciones que está acometiendo la empresa pública Aguas de Cádiz para mejorar los servicios de abastecimiento en la zona y tratar de acabar con los problemas constantes de inundaciones cuando descargan sobre la ciudad grandes trombas de agua.

Debido a esta complejidad de los trabajos, la segunda fase, que tendrá lugar también en la zona más cercana a la avenida del Puerto, finalizará en paralelo con la primera. En este caso, se aprovechará la actuación para instalar las infraestructuras de servicios, pavimentar y llevar a cabo la urbanización con las calles Nueva y Plocia.

La idea que maneja el Ayuntamiento es conseguir una homogeneidad entre esas dos vías, de principal interés para el turismo y el sector hostelero de la ciudad y el resto de la plaza.

Durante todo el tiempo de realización de la obra ya se ha tenido que realizar una serie de cambios en el sentido del tráfico y en las zonas de aparcamiento, que irán variando según las necesidades a medida que avancen los trabajos.

Por otro lado, la remodelación de la plaza de San Juan de Dios va a servir para recuperar elementos significativos de la historia de la ciudad. En concreto, la estatua de Segismundo Moret, que en estos momentos está colocada en mitad de la plaza Sevilla -también pendiente de su reforma-, volverá a su emplazamiento original, convirtiéndose de nuevo en un hito urbano significativo.