miércoles, 9 de junio de 2010

El eterno corte de Marconi

  • El Ayuntamiento asegura que en unos días se llevarán a cabo los últimos trabajos pero no fija una fecha de apertura de la vía

  • Después de más de seis meses en obras, la avenida sigue cerrada al tráfico

El eterno corte de MarconiLas vallas y el color amarillo que las identifica se han convertido en el decorado habitual de la avenida Marconi desde hace más de seis meses. El pasado mes de diciembre, el Ayuntamiento decidió cerrar al tráfico rodado esta vía estratégica en la circulación para acometer unas labores de mejora del alcantarillado reclamadas desde hace años. Las constantes inundaciones que se producen cada invierno en toda la vía que discurre hasta la Plaza de Santo Tomás y las molestias que ocasionaban a los usuarios convirtieron la actuación en «imprescindible».

Desde entonces, los trabajos se han intercalado con los parones, y hoy, la actuación sigue pendiente de algunos detalles que le impiden recobrar la normalidad.

Comerciantes y vecinos ya han expresado su malestar por la ausencia de obreros en la obra y el Ayuntamiento asegura que la aparición de un problema en el subsuelo ha obligado a elaborar un proyecto sobre la marcha. Ayer, fuentes del Consistorio gaditano puntualizaron que el proyecto está listo y que la ejecución por parte de los operarios de Mantenimiento Urbano se realizará durante los próximos días. Sin embargo, aún no han fijado una fecha para su apertura al tráfico. Julia Vaca, presidenta de la asociación de vecinos del Cerro del Moro, mostró su preocupación por lo que considera «una paralización» de la obra. En este sentido, explicó: «Los técnicos de Urbanismo nos dijeron en una reunión que mantuvimos hace dos semanas que el proyecto no se puede acometer hasta que no se apruebe la actuación con los fondos del Plan-E. Por lo tanto, Dios sabe cuándo se va a abrir la calle». En concreto, afirma que los responsables del área aseguraron que el problema que se han encontrado al acometer una primera fase de la operación está relacionado con el relleno utilizado para los antiguos túneles que funcionaban en la zona antes de que se acometiese el soterramiento de la vía del tren.

Molestias para el autobús

El cierre de esta vía también ha provocado numerosas molestias a los usuarios del transporte público y privado. Los autobuses urbanos han sido desviados por la avenida Valencia, al igual que los vehículos que quieren acceder desde la avenida Juan Carlos I hacia los barrios de Loreto o Puntales.

Sin embargo, también hay vecinos de la zona que prefieren mantener el cierre de la calle, ya que gracias al acotamiento de la avenida, se han habilitado zonas de estacionamiento a ambos lados de la carretera. De este modo, se han reducido de forma importante los problemas de aparcamiento que existen en esta zona de la ciudad.

Las obras de la avenida Marconi han sido una de las principales reivindicaciones de los vecinos, comerciantes, así como de los padres y la comunidad escolar del centro Amor de Dios, ubicado en la misma calle. De hecho, llegaron a recoger más de mil firmas para impulsar las obras, ya que se veían afectados cuando la lluvia inundaba de agua los alrededores del colegio. Ahora, esperan que para el invierno estos inconvenientes hayan quedado por fin en el olvido.

http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/20100609/cadiz/eterno-corte-marconi-20100609.html