miércoles, 9 de junio de 2010

Trabajo ante la adversidad

Los operarios estuvieron desempeñando su labor en varios de los frentes del segundo puente mientras que se espera que se redefina el calendario de obras · Algunas empresas auxiliares sólo mantienen retenes

En el cantil del muelle de La Cabezuela se mueve una grúa de una altura considerable. A través de un pequeño cajón metálico se le suben materiales a los que se encuentran en la parte superior de la pila 13, el gran coloso del segundo puente.
Hace un poco de viento de Poniente y en aquella zona se nota más de la cuenta. Es martes, día clave para ver la evolución de la obra. El Ministerio de Fomento advirtió ayer que la ejecución no se iba a paralizar, mientras que el diputado pro Cádiz Salvador de la Encina, portavoz del PSOE en la Comisión de Infraestructuras en el Congreso, señaló que los trabajos ya programados no se pararían en el mes de junio.
Ayer había empleados en el nudo del río San Pedro, en el viaducto que lleva hasta el inicio del puente, en parte del tablero que se está colocando frente a las oficinas de la obra y en la pila 13.
No es que se viera una actividad demasiado intensa pero habría que compararla con la tarea de otros días para saber realmente si era la normal de todas las jornadas.
Para empezar, ayer había operarios que no se encontraban trabajando, sobre todo de algunas empresas auxiliares. Una de ellas, Tecade, recibió el viernes la comunicación por parte de Dragados de que no continuara sus trabajos en el viaducto del río San Pedro, por lo que empezaron a retirar toda la maquinaría. Estas subcontratas se han visto obligadas a enviar a sus empleados los preavisos de finalización de los contratos que les une para ejecutar algunas zonas del segundo puente.
No obstante, la citada Tecade tenía ayer a 25 trabajadores aún a pie de obra en el puente por seguridad, ya que responsables de la empresa indican que la obra "no se puede dejar así como así". Donde sí que ha afectado es a los trabajadores que se encontraban haciendo piezas para apoyar los tirantes del puente, tarea en los que estaban empleados entre 140 y 150 operarios.
Alrededor del mediodía en el mismo cantil de La Cabezuela había atraques y desatraques de las barcazas que transportan piezas y materiales hasta las pilas que están en el agua. En una de ellas había una pieza de un cajón de los que se utilizan para aislar la pila de la entrada del mar. Además, junto a ella viajaban en la barcaza de transporte numerosos camiones hormigoneras.
En la pila 12, la gemela a la 13 y que serán las más altas de todo el proyecto, no había ningún trabajador en la misma.
Junto a las oficinas de Dragados y Fomento había numerosos operarios trabajando en un nuevo tramo de carretera sobre los pilares. Desde lejos muchos chalecos naranjas y amarillos en un tajo que continuaba ayer trabajando con normalidad.
El segundo puente había entrado en una fase decisiva ya que en breve iban a empezar a llevar los tableros del puente desde el istmo situado en Cádiz a través de una enorme grúa pórtico que ya se encuentra instalada.
Una vez que esté hecha esa fase se iniciará el atirantado, que es una de las operaciones más delicadas.
Y mientras que continúan los trabajos, Dragados y Fomento tendrán que solucionar el tema de los pagos a la empresa adjudicataria, a la que se le debe dos mensualidades y un montante situado entre los 12 y los 20 millones de euros.
Y es que el bautizado como puente de La Pepa no sólo se va a tener que enfrentar a los pagos atrasados de Dragados, sino también a los posibles recortes que va a llevar a cabo Fomento en muchas de las infraestructuras. Según anunció De la Encina en su día, el retraso en los trabajos puede ser hasta de un año, por lo que no podría estar para el año 2012.
El segundo puente era una de las obras que se daba por seguro que iba a estar para el año del Bicentenario por el buen ritmo que mantenía, pero ahora todo queda en entredicho. De momento, ayer se trabajó y, por lo tanto, se dejaba claro que los trabajos de ejecución de la principal infraestructura que se realiza actualmente en España no se van a paralizar, aunque sí se ralentizarán.

http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/720158/trabajo/ante/la/adversidad.html