sábado, 3 de julio de 2010

La futura terminal de contenedores costará 114,6 millones de euros

54 millones procederán de fondos europeos ya garantizados y el resto, de la venta de patrimonio del puerto que quedaría ocioso tras la operación de Plaza de Sevilla

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria, "como no podía ser de otra manera", según Rafael Barra, aprobó en su capítulo de inversiones el proyecto de la nueva terminal de contenedores, crucial para el futuro desarrollo portuario de la Bahía de Cádiz. Definitivamente no serán 77 sino 114,6 millones de euros los que costará construir y urbanizar este futuro equipamiento del muelle.
La crisis actual y la pasajera paralización de proyectos también cruciales como el segundo puente obligan a mostrarse escépticos ante tan magna cifra económica, pero el presidente de la APBC justificó que las cuentas salen. Así, Barra recuerda que 54 de estos 114 millones procederán de una aportación procedente de fondos Feder. Esta ayuda continental refuerza la importancia estratégica del proyecto así como las posibilidades de desarrollo socioeconómico que tiene para el entorno de la Bahía.
Los 60 millones de euros restantes procederán de dos fuentes. Una parte llegaría a Cádiz gracias a un préstamo por una cantidad aún indeterminada, que Barra confesó que se negocia en la actualidad. El resto del dinero procedería de la venta de patrimonio del puerto de Cádiz. Pero cabía preguntarle al presidente de la Autoridad Portuaria por ese patrimonio con el que el puerto podría contar para su venta y posterior financiación de la nueva terminal de contenedores que se ubicará en los terrenos de la antigua Planta Delta, en suelo de la factoría de Navantia.
Planteada esta cuestión, Barra alude a dos superficies que podrían ponerse a la venta a medio plazo. La operación de mayor calado vendría unida a los tentáculos de la remodelación de la Plaza de Sevilla de Cádiz.
Cumpliendo con el firme propósito del puerto de colaborar firmemente con el desarrollo socieconómico de la ciudad, la Autoridad Portuaria puso en manos de la operación urbanística, planteada a tres bandas entre Adif, Junta y Ayuntamiento, un solar ya desafectado hace años en la fachada del muelle pesquero, junto a Navantia. La intención de las distintas administraciones es ubicar allí los edificios administrativos que el proyecto de la Plaza de Sevilla contempla derruir. Serían la Comandancia de Marina, unas dependencias de la Guardia Civil y de Sanidad Exterior, la oficina de Estigades y la Casa del Mar.
El solar al que hace referencia Barra consta de 5.000 metros cuadrados, 30 metros de fondo y 170 de largo. Allí se plantarían los edificios que han solicitado cobijo, que no son todos los citados, pues, según Rafael Barra, se da la circunstancia de que la Comandancia Naval cuenta ya con dependencias en el barrio de Puntales, por lo que podría ser que no fuera necesario buscarle reubicación. Sí, sin embargo al resto de edificios administrativos.
De esta manera, el responsable portuario dice saber que "esa parcela tiene edificabilidad sobrante para poner a la venta en el mercado". Como resultado de esa operación urbanística se recaudaría dinero suficiente para garantizar la construcción de la tan necesaria terminal de contenedores.
La otra venta de patrimonio del puerto de Cádiz sería la de una parcela ubicada al final del paseo José Luis Tejada, en El Puerto de Santa María, que, gracias a un acuerdo con el Ayuntamiento portuense, podrá ser desafectada. El propio Consejo de Administración de la APBC declaró la "innecesariedad para la actividad portuaria" de esos terrenos, abriendo así el proceso de desafectación y, en su momento, la venta de ese suelo, que incluso podría cobijar un hotel o comercios, mediante un concurso público.