martes, 2 de noviembre de 2010

Edificios de la nada

Una veintena de inmuebles y solares públicos llevan años sin tener uso alguno, bien por la falta de proyectos o porque estos se demoran por la falta de recursos

La renuncia de Zaragoza Urbana a construir el hotel de cinco estrellas en el antiguo colegio de Valcárcel deja el imponente edificio que sirve de fachada principal a la playa de La Caleta sin uso alguno y, lo que es peor, a merced de ir sufriendo un deterioro progresivo. Quien sabe mucho de esta circunstancia es el vecino inmueble del Olivillo, propiedad de la Universidad de Cádiz, que lleva unos 25 años cerrado a cal y canto viendo planes imaginarios que nunca llegan a materializarse. Entretanto los okupas lo hicieron suyo y hasta tuvo que ser tapiado para evitar la entrada de personas. La última idea de la UCA, y parece que la definitiva, es crear una residencia universitaria para profesores y alumnos en movilidad. El mayor enemigo, la falta de recursos económicos.
El primer caso es un edificio que vuelve a ser propiedad de la Diputación tras el incumplimiento de convenio. El segundo es de la Universidad de Cádiz. Todas las administraciones tienen algún muerto dentro del armario, unos más visibles que otros.
La Junta de Andalucía cerró hace tres años la Residencia del Tiempo Libre por un brote de legionela. Poco después anunciaba que el cierre era definitivo y decía también que en un momento de falta de recursos económicos, el proyecto de demoler el actual edificio y levantar otro en el que hubiera una parte para hotel y otra para uso administrativo, no era prioritario.
El mismo uso es el que debe tener el solar que ocupaba la Subdelegación del Gobierno y muchos años atrás de Radio Juventud. El espacio ha servido como cobijo para gatos, pero después de muchos intentos, el proyecto está ya listo y ya hay una consignación presupuestaria para iniciar las obras el próximo año. Eso sí, una vez que se concluyan las obras, el edificio del Banco de España se puede unir a la lista de edificios sin uso.
Puerto América se hizo para el año 92 y no se ha usado jamás. Hoy es un edificio casi en ruinas. La estación vieja se rehabilitó para crear un centro comercial. Se terminó y todavía sigue esperando a que se le dé uso.
Sin embargo, hay ejemplos de inmuebles que se encontraban totalmente abandonados y que, con una gran rehabilitación o con otro de planta nueva, se les ha sacado del abandono. Ahí está el antiguo Hotel Roma, que fue reconvertido para oficina de Diputación; el balneario de La Palma para el Centro de Arqueología Subacuática; el antiguo cine Municipal para el Centro de la Mujer del Ayuntamiento de Cádiz; o los acuartelamientos de la avenida Duque de Nájera para espacios universitarios, entre otros.
Pero la lista de los que quedan es demasiado amplia. A los citados se les puede unir el Colegio Mayor, la Escuela de Náutica, la Comandancia de Marina, pendiente de derribo, la Ciudad de la Justicia, el chalet de San Luis, la llamada Caja Nacional, el convento de Santa María, el Instituto Rosario y el Casino Militar. Demasiado para una ciudad tan pequeña.