martes, 23 de noviembre de 2010

El acuerdo con los vecinos será el último obstáculo para la avenida

La adquisición del antiguo acuartelamiento de la Guardia Civil no es el último obstáculo para hacer realidad la nueva transversal que pasará por avenida de Huelva, avenida Juan Carlos I, García de Sola, Varela y avenida de Andalucía, hasta el Paseo Marítimo. A partir de ahora, el acuerdo dependerá del resultado de las negociaciones con los vecinos cuyas viviendas se encuentran en el trazado de la nueva vía. La intención del Ayuntamiento es derribar todos los inmuebles que la carretera se encuentra a su paso, aunque esta idea hace necesario negociar una expropiación, que conllevará el realojo temporal y su traslado a las nuevas viviendas que se crearán en la antigua casa cuartel. En principio, los afectados son aquellos que residen en los edificios de las calles Cooperativa, 5 y 7, además de la avenida Juan Carlos I, 5 y 7, donde existen 72 pisos.