martes, 23 de noviembre de 2010

El Ayuntamiento abre las puertas a un centro de salud en San Severiano

El Consistorio recibe la antigua casa cuartel de la Guardia Civil y prepara la construcción de 186 nuevas viviendas en la parcela

El barrio de San Severiano se prepara para la llegada del segundo puente con un proyecto urbanístico que no sólo se limitará a la creación de una gran avenida transversal para facilitar la circulación de vehículos. La transformación prevista por el Ayuntamiento contempla, además del derribo de los edificios que obstaculizan el paso, la creación de importantes equipamientos para mejorar la calidad de vida y los servicios en la zona.

Una de las grandes novedades del plan diseñado por los técnicos municipales es el cierre de gran parte del colegio Carmen Jiménez-que actualmente sólo acoge algunos talleres del IES San Severiano- para habilitar un espacio para centro de salud. Este recinto, que contará con más de 3.500 metros cuadrados, se le cederá a la Junta de Andalucía, que es la administración competente en esta materia. No obstante, habrá que esperar a la decisión de la Administración autonómica para conocer si finalmente el local tendrá el uso definido por el Consistorio. Lo mismo ocurre con el equipamiento educativo que también se creará con este nuevo proyecto. Las instalaciones, que también estarán ubicadas en el antiguo Carmen Jiménez, junto al centro de salud, y contará con 3.500 metros cuadrados se ofrecerán a la Delegación Provincial de Educación para su puesta en uso. Con estos dos nuevos equipamientos, el Ayuntamiento también quiere dar respuesta a las demandas que desde hace años han realizado los vecinos tanto de la nueva barriada de Astilleros como de San Severiano.

Esta operación salió ayer a la luz después de que el Ayuntamiento de Cádiz recibiese por parte del Ministerio del Interior la documentación definitiva para hacerse con la propiedad del edificio de la antigua casa cuartel de la Guardia Civil. Cuatro años después de la firma del convenio del Gobierno con el Consistorio para la construcción de las nuevas instalaciones junto al barrio de Astilleros, se ejecuta lo acordado. A partir de ahora y después de registrar el edificio como patrimonio municipal, el Ayuntamiento iniciará los trámites para enajenar la parcela y realizar su adjudicación directa a Procasa.

La empresa municipal de vivienda será la encargada posteriormente de derribar el actual inmueble y construir 186 nuevos pisos, de los cuales 95 serán de régimen protegido y los otros 91 de renta libre. En estas viviendas serán realojadas también las familias que residen en los bloques que tendrán que ser demolidos para permitir que el trazado de la Avenida de la Constitución de 1812 llegue hasta la Avenida de Huelva, donde desemboca el segundo puente.

Asimismo, también se creará un aparcamiento subterráneo con más de 5.000 metros cuadrados y la misma superficie para locales comerciales. «Es un día muy especial porque van viendo la luz cosas que ya deberían estar pero que han costado mucho trabajo», apuntó la alcaldesa Teófila Martínez.