viernes, 26 de febrero de 2010

Los vecinos piden que se siga limpiando el solar hasta el comienzo de las obras

La basura, los escombros y los desechos amontonados en el solar situado en el barrio de Puntales que acogerá un albergue juvenil, un hotel y una plaza, siguen causando las protestas de los vecinos de la zona, que han hecho públicas sus quejas en multitud de ocasiones.

Aunque a petición de la asociación de vecinos, se han realizado ya intensas labores de limpieza en el terreno, el presidente de la entidad, José Manuel Helche, mostró la necesidad de que estos trabajos de limpieza se realicen de forma constante para evitar de nuevo la acumulación de basura y que se haga hasta que comiencen a funcionar las máquinas constructoras en el solar, hasta el momento vacío.

«Las construcciones que no terminan de realizarse en este terreno se han convertido en una fuente de incomodidades para los vecinos, pero también para la propia ciudad, puesto que afecta a las vistas que hay desde el nuevo frente marítimo» señaló Helche.

Así insistió en que «en invierno el terreno se convierte en una charca y en verano es un polverío», explicó justificando la necesidad de que se «adecente» el terreno, al igual que se hizo «con el espacio que se utiliza para el mercadillo».

La pretensión de los residentes de Puntales, según trasladaron al presidente de la entidad vecinal es que, mientras se gestiona la puesta en marcha de las intervenciones urbanísticas, el solar sirva para «el desahogo de plazas de aparcamiento».

La asociación de vecinos está pendiente de mantener un encuentro con los responsables municipales para trasladarles estas peticiones .