miércoles, 24 de febrero de 2010

Vía libre en Abárzuza tras el traslado de Talleres Ferrocarril

La empresa de reparaciones de automóviles abre sus nuevas instalaciones en la Zona Franca, lo que permite continuar la urbanización en las antiguas bodegas

Talleres Ferrocarril ha abierto ya sus nuevas instalaciones ubicadas en la calle Jimena de la Frontera, en la Zona Franca, donde ocupa un edificio de nueva planta, con cuatro alturas y 2.500 metros cuadrados de superficie, lo que le convierte en una de las instalaciones de su sector más amplias y modernas de la provincia. Este equipamiento, inaugurado el pasado viernes por su gerente, Francisco Ramírez, se centra en la reparación de automóviles, arreglo de chapa, pintura, electricidad y mecánica en general, así como la venta de vehículos multimarca.
La inauguración de estas dependencias en el polígono exterior de la Zona Franca va más allá de la mera apertura de un nuevo negocio, renovado y ampliado en este caso, en la ciudad. Su traslado supone el final de un largo proceso judicial, que ha durado varios años y que ha afectado de forma directa al desarrollo de la reurbanización del polígono de Abárzuza, donde se ubicaba hasta ahora. De esta forma, se podrán ejecutar ya las siguientes fases de una promoción de viviendas de renta libre que varias firmas habían planteado hace ya una década y que hasta ahora sólo había logrado levantar el primero de los bloques, ubicado en la esquina entre las avenidas de Portugal y de Juan Carlos I. Aún quedan tres edificios más en la que es la mayor promoción de pisos que ejecuta la iniciativa privada en la ciudad. Igualmente, en una de las esquinas de esta gran parcela, la empresa municipal Procasa tiene prevista una promoción de viviendas de protección oficial.
Una vez ejecutadas todas estas actuaciones la Segunda Aguada habrá experimentado un cambio radical. De ser hace apenas una década una zona ocupada por viejas naves industriales abandonadas se ha convertido en un nuevo barrio con un fuerte componente comercial, que se une a la inminente construcción de un edificio de los servicios sociales del Ayuntamiento en parte de la parcela que quedó libre tras el traslado de Saneamiento Rossi.