sábado, 15 de enero de 2011

Obras en las Casitas Bajas con la incógnita de la torre de 20 pisos

Tras años de espera comienza la construcción del primer bloque de 49 viviendas para el realojo de los antiguos residentes en la zona · Se busca financiación para el primer 'hito' de la avenida Juan Carlos I

Ayer comenzaron las obras de reurbanización del solar de las antiguas Casitas Bajas. Para los vecinos de la zona era un auténtico milagro pues del proyecto se lleva hablando desde hace años, hasta el punto que la operación tendría que haber estado concluida hace tiempo y no iniciarse ahora. Durante este tiempo la promotora se ha encontrado numerosos problemas. Primero, con los residentes en las Casitas Bajas; después, con los cambios de planeamiento urbanístico introducidos por el Ayuntamiento, hasta el punto que las obras se inician metidos de lleno en la crisis de la construcción y de la financiación bancaria.
Por si fueran poco los problemas pasados, el mismo día del inicio de los trabajos éstos se vieron ralentizados por la dificultad a la hora de derribar una de las últimas casas, ya que junto a la misma estaba estacionado un vehículo que impedía esta labor.
La primera fase de la actuación se va centrar en la construcción de un edificio de cuatro pisos de altura y un ático para 49 viviendas. Allí se alojarán en su momento los vecinos que residían en las Casitas Bajas, una casas de una sola planta que se levantaron con carácter provisional tras la explosión de 1947 y que se han mantenido en pie durante más de 60 años. Quedarán libres cinco pisos que saldrán a la venta. El edificio, que se ubicará en la zona en el extremo más cercano a la barriada España, se completará con locales comerciales en la planta baja.
Si esta fase ya está en marcha más incierto es el futuro de la gran operación incluida en el solar: la construcción de una torre de 20 plantas que se convertirá en el primero de los 'hitos' que el nuevo Plan de Ordenación Urbana prevé alo largo de la avenida de Juan Carlos I.
En un primer momento, la promotora propietaria del edificio había previsto un edificio de 36 plantas de altura, con 120 viviendas de renta libre y con las seis primeras plantas destinadas a un hotel que contaría con un mirador acristalado. Sin embargo, el Ayuntamiento no dio vía libre a este diseño al considerar desmesurada la altura propuesta, recortando la misma en 16 plantas.
Todos estos cambios metieron a la promotora en la época de la crisis económica global. Por el momento sólo ha conseguido financiación para la construcción de edificio donde se realojarán los viejos vecinos de las Casitas Bajas, pero no para el que debía ser el edificio de mayor altura de la ciudad.
De esta forma, este plan se encuentra por el momento paralizado pendiente de financiación, primero, y también obligado a modificar el diseño para limitar la torre a un edificio de veinte alturas que aún no se ha encargado al estudio de arquitectos.
El inicio de las obras en las Casitas Bajas coincide con la inminente apertura de la conexión viaria entre Varela y la Juan Carlos I, en una de cuyas esquinas se levantará en su momento este 'hito', que el Ayuntamiento pretende repetir también en la zona de la Glorieta de la Zona Franca y en la entrada a la ciudad. El PGOU prevé una ocupación de 12.600 metros cuadrados de edificabilidad,y 1.333 metros cuadrados destinados a suelo comercial.