sábado, 15 de enero de 2011

La tercera fase de la transversal, a la espera de la salida de la Benemérita

El Ayuntamiento tiene que derribar la casa-cuartel para dar continuidad a la nueva avenida.

El Ayuntamiento aún está a la espera de que la Dirección General de la Guardia Civil haga entrega oficial del antiguo cuartel de la Benemérita en San Severiano, aunque este amplio terreno ya está inscrito a nombre del municipio desde el pasado 2 de diciembre, tras la autorización que se recibió desde Hacienda en este sentido en noviembre de 2010.
Desde hace ya varias semanas, la Guardia Civil está realizando labores de mudanza, fundamentalmente de las varias decenas de familias que aún residían en la casa-cuartel. Éstas vivirán ahora en las nuevas viviendas que el propio Ayuntamiento levantó junto a la comandancia construida en la avenida de Astilleros y que funciona desde hace unos años.
Una vez concluya el traslado se cerrará un proceso que se ha alargado más de una década.
Será en ese momento cuando el Ayuntamiento tenga que asumir un proyecto que se prevé igualmente lento en su ejecución y, sobre todo, costoso.
Por lo pronto, tendrá que derribar los grandes edificios que componen la casa-cuartel construida en la década de los cincuenta del pasado siglo. En uno de los extremos de la misma levantará nuevos bloques de viviendas (186 pisos en total, de los que 95 serán de protección y los restantes, libres).
En parte de estas casas se reubicarán los actuales vecinos de los bloques de la calle Cooperativa que verán sus viviendas demolidas para dejar paso al que será el último tramo de la avenida de la Constitución de 1812, antes de conectar con la de Huelva y con la rotonda de El Corte Inglés y el acceso a Cádiz del puente de la Pepa.
Es por ello, un proyecto especialmente ambicioso y trascendental para la mejora de las comunicaciones de la ciudad, especialmente una vez entre en funcionamiento el segundo puente.
Aunque la operación no está cuantificada el coste será millonario: derribo de varios edificios y construcción de otros nuevos, urbanización del viario y construcción de un extenso tramo de la avenida de la Ilustración. Igualmente se incluye en el rediseño de esta zona equipamientos como un centro de salud y un centro educativo. Muchas obras y muchos vecinos directamente afectados por lo que el Ayuntamiento asume que no se hará antes de poner de acuerdo a todos ellos, unas 72 familias.
No obstante, la conclusión de la avenida de la Constitución de 1812 no debería de dilatarse demasiado en el tiempo a pesar de la complicada fase que ahora inicia. Una vez esté abierto a la circulación el segundo puente sobre la Bahía, esta vía se va a convertir en uno de los principales enlaces del tráfico que acceda a la ciudad y que ponga rumbo a extramuros, mientras que los que se desvíen hacia intramuros utilizarán la avenida de Las Cortes de Cádiz.
La previsión del Ministerio de Fomento es que el puente de La Pepa esté terminado a finales de 2012. Quedan por delante poco más de dos años, un tiempo claramente insuficiente para acometer tantas obras que aún están pendientes de realizar en esta zona de la ciudad.