miércoles, 2 de febrero de 2011

La iglesia de San José, sólo pendiente de los campanarios

En los últimos diez años los feligreses del templo más antiguo de Puertas de Tierra han invertido unos 800.000 euros para su rehabilitación interior y exterior

La fachada principal de la parroquia de San José, al igual que las tres restantes del edificio, ya luce sin los andamios de protección una vez concluidos prácticamente en su totalidad los trabajos de limpieza y reposición de la piedra, conocida como calcarenita, que se encontraba en muy mal estado y con riesgo de desprendimiento.
Las obras comenzaron a finales del pasado mes de junio después de que se detectara la enfermedad que sufría la piedra, a excepción de los sillares, que son de piedra ostionera. Y todo esto pese a la rehabilitación a la que fue sometido el templo en 1999, que no lo sanó de ese mal.
Previamente un laboratorio estudió el estado de la piedra del templo, más tarde la Consejería de Cultura aprobó el proyecto de actuación y el Ayuntamiento concedió la oportuna licencia de obras para iniciar los trabajos de limpieza y reposición de los morteros por otros de cal, bajo la dirección del arquitecto Juan José Jiménez Mata.
Ahora queda por intervenir en los campanarios, que son los que presentan peor estado de conservación, ya que la humedad provoca que la piedra se deshaga y que se convierta en arena casi con cada chaparrón.
El párroco, Oscar González Esparragosa, manifestó al respecto que espera que en el próximo mes de abril, sobre Semana Santa, la obra ya esté terminada en su totalidad. Cabe recordar que en 2003 se destinaron 380.000 euros a la rehabilitación del interior de la iglesia.
El sacerdote destacó en ese sentido que los trabajos, presupuestados en 375.000 euros, se están financiado mediante un préstamo concedido por Unicaja que pagan los propio feligreses, concretamente un grupo de 250 familias que aportan una cantidad mensual, lo que dijo que es especialmente a destacar en los actuales momentos de crisis económica.
En esa línea el párroco aludió a que Caritas parroquial atiende a 163 familias del barrio y que hasta el pasado mes de octubre se habían destinados unos 45.000 euros en ayudas a otras tantas personas necesitadas.
La iglesia de San José, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), fue creada en 1878 a instancias del obispo José Escalzo y Miguel, asumiendo su construcción el arquitecto Torcuato Benjumeda.