viernes, 22 de abril de 2011

Comienza la última fase para terminar la avenida transversal

El Ayuntamiento saca a concurso el derribo del viejo cuartel de la Guardia Civil con un coste de 700 mil euros · Se construirán 183 viviendas, donde se realojarán a los vecinos afectados por la operación

La avenida de la Constitución de 1812 será en su momento una de las principales arterias para la distribución del tráfico en Puerta Tierra. Se convertirá en la única vía que cruce transversalmente extramuros permitiendo la conexión directa de los dos grandes paseos marítimos de la ciudad; se convertirá, también, en una de las puertas de entrada, o salida, del puente de La Pepa; y se transformará, finalmente, en la avenida que culmine la integración de todos los barrios de la ciudad iniciada con el soterramiento de la vía férrea.
A todo este ambicioso planteamiento se le va a dar ahora un impulso, casi definitivo, con el inicio del derribo de los edificios que conformaban el antiguo acuartelamiento de la Guardia Civil en San Severiano.
Una vez que el Ministerio del Interior ha culminado las labores de equipamiento de sus nuevas dependencias, levantadas (con financiación del propio Ayuntamiento) en el barrio de Astilleros, y la mudanza de las familias que residían en el vetusto cuartel, el Ayuntamiento ya tiene vía libre para proceder al derribo del inmueble, para lo que abrirá en los próximos días un concurso para adjudicar la obra.
La previsión municipal es que estos trabajos de demolición cuesten 711.000 euros, con un plazo de ejecución de medio año una vez iniciadas las obras. La empresa adjudicataria trabajará sobre 13.382 metros cuadrados de superficie con un volumen aproximado de demolición de 41.500 metros cúbicos.
Una vez concluida esta operación, que podría estar lista a finales de este año o principios de 2012, se contará con un gran solar libre sobre el que se podrá actuar para completar la avenida de la Constitución de 1812.
Será esta fase, sin fecha concreta de inicio, la más complicada de todas las operaciones que se han ido realizando desde que se actuó por primera vez en los viejos cuarteles de Varela. En el solar de la comandancia de la Guardia Civil se construirán unas 125 viviendas de las que 72 corresponderán al realojo de las familias que hoy residen en los edificios de la calle Cooperativa y de la avenida de Juan Carlos I que tendrán que ser demolidos para dar continuidad a la vía transversal. La Oficina Técnica Municipal ya está trabajando en el proyecto del nuevo bloque de viviendas con un diseño tipo de tres dormitorios, salón, baño, aseo y cocina por piso.
La previsión es que en el solar de la Guardia Civil se construya un aparcamiento subterráneo de dos plantas, mientras que en el resto de las parcelas (las que queden libres tras los derribos en Cooperativa) habrá un mínimo de una planta, con la posibilidad de llegar a una segunda.
En conjunto la operación va a suponer la construcción de 183 viviendas que se situarán en las tres parcelas que se van a crear. De éstas, 94 serán de protección oficial (entre ellas las 72 destinadas a los vecinos de los bloques a demoler), y las 89 restantes serán de renta libre. Lógicamente, los vecinos de Cooperativa y Juan Carlos I se trasladarán a sus nuevas viviendas antes de que se derriben las actuales. Todo ello se hará de forma coordinada entre el Ayuntamiento y el colectivo vecinal afectado por esta operación.
La intención municipal es financiar parte de esta importante operación urbanística con la venta de la parcela para la construcción de los pisos de renta libre, aunque se supone que habrá que poner dinero de las arcas municipales para completar la operación. Aunque no se ha cuantificado el coste final de toda esta fase, se supone que será una cifra millonaria pues incluye: derribo del cuartel de la Guardia Civil, construcción de las VPO, derribo de los bloques afectados en Cooperativa, apertura de los nuevos viales y continuación de la avenida de la Constitución de 1812 hasta conectar con la de Huelva y, desde ésta, con el segundo puente. Todo se complementa con nuevos equipamientos ciudadanos, según se refleja en el nuevo Plan de Ordenación Urbana.
La dificultad de esta operación, por su coste y por el elevado número de familias directamente afectadas, hace suponer que su culminación aún se hará esperar. No hay más que ver lo que en su día se dilató la urbanización de un tramo tan reducido como el que afectó al viajo colegio Carola Ribed, cuya transformación en un nuevo tramo de la avenida transversal supone una inversión cercana al millón de euros.
En todo caso, el Ayuntamiento de Cádiz pretende que todo esté terminado antes de la culminación del próximo mandato corporativo, que se cierra en mayo de 2015.