martes, 1 de marzo de 2011

La joya de Pasquín, una casa por descubrir.

  • La rehabilitación a la que va a ser sometida permitirá sacar a la luz los materiales primitivos, escondidos por las remodelaciones pasadas
  • Este inmueble de finales del siglo XVII es un ejemplo de arquitectura gaditana

La joya de Pasquín, una casa por descubrirEn la calle Pasquín, número 1, en Cádiz, se encuentra una de las joyas arquitectónicas de la ciudad. Ni la decadencia ni el deterioro que la casa ha sufrido durante todo el siglo XX no ha podido borrar la belleza que esconde sus rincones, artesonados y materiales, que fueron usados a final del siglo XVII para su construcción.

La joya de Pasquín, una casa por descubrirLa casa ha sido adquirida por una familia sevillana, amante de la ciudad y de su arquitectura, que va a intentar poner la edificación, con el esplendor y cariño que en su día hiciera el primer dueño, hacía finales del siglo XVII.

El inmueble refleja la construcción de edificios de la época, con una planta baja, una entre planta, la planta principal o noble y la tercera planta que se dedicaba al servicio. En este tipo de casa, no podía faltar la torre mirador, en tres niveles, que aún conserva la antigua decoración de esgrafiado, que va a recuperar los nuevos dueños.

Ya en su entrada se puede ver un maravilloso portón de banderola con su reja de forja. Entre las primeras catas que se han realizado en este vetusto edificio se ha descubierto al levantar un suelo puesto hace 100 años en la casa puerta, el suelo primitivo de la casa que se conserva en su estado más puro realizado en ladrillo de canto en espiga con las llagas o juntas estucadas, siendo posiblemente, el único que se conserva en Cádiz de fines del siglo.XVII.

La joya de Pasquín, una casa por descubrirLas viguerías de las galerías conservan el ladrillo por tabla esmaltado en azul y blanco de Triana.

En uno de los salones de la planta principal, tras quitar más de veinte capas de pintura, en sus esquinas en la parte superior se ha descubierto decoraciones en relieves.

Las escaleras de la casa es otra de sus singularidades de tipo laberinto en forma de ocho, con los escalones de mármol rojo y blanco, reflejando la opulencia de su construcción, que no ha desparecido en todo el periodo de decadencia.

Toda una casona por descubrir en el centro de Cádiz.

La joya de Pasquín, una casa por descubrir. La Voz Digital