lunes, 20 de junio de 2011

Cádiz ya mira al mar

El Ayuntamiento ultima los nuevos paseos en la plaza de la Estrella, el tramo entre San Roque y la Casa de América y el mirador que se abre en Santa Bárbara

"Cuando veía una fotografía aérea de la ciudad y observaba esta zona totalmente amarilla, con la falta de suelo que hay, me llevaban los demonios". El comentario tan gráfico procede de Teófila Martínez. Lo realiza durante una visita acompañada por Diario de Cádiz a los nuevos espacios libres que se han recuperado a lo largo de todo el frente marítimo de Cádiz y cuyas obras están a punto de concluir. Esa gran zona desaprovechada que aparecía en las fotografías era el Paseo de Santa Bárbara, un punto negro en la recuperación integral del Casco Antiguo desde hace décadas y que ahora comienza a integrarse en la trama urbana.
Tras años de proyectos fallidos y usos variados (recinto ferial, Velada de los Ángeles, aparcamiento en superficie, ampliación del parque Genovés o sede del Palacio de Congresos diseñado por Navarro Baldeweg) en poco más de un año de obras su imagen ha cambiado de forma radical. Ha pasado de ser la puerta trasera de la ciudad, siempre en precario, a convertirse en un espectacular balcón con vistas a la Bahía, de esos espacios urbanos que pocas ciudades pueden disfrutar y elogiar su propia existencia.
Forma parte, ahora, de un proceso de recuperación urbana del mar y su relación con la ciudad. Se le unen también espacios como la renovada plaza de la Estrella o el paseo entre la Casa de Iberoamérica y el baluarte de San Roque. Y el paseo marítimo entre Astilleros y Puntales. Y la avenida junto a Comes, que será abierta en unos días, y la inminente actuación en las murallas de San Carlos.
La primera fase de Santa Bárbara ya está casi terminada. Un diseño moderno y elegante, que conectará con el edificio acristalado que sustituirá al muro del parque Genovés y que contará con cafetería, salas multiusos, accesos al aparcamiento subterráneo y un paseo superior que permitirá una visión limpia de toda la Bahía.
Este nuevo espacio urbano conectará por un lado con la trasera del Parador Atlántico, recuperada para la ciudad, y de allí con Santa Catalina y la nueva plaza que se está construyendo, y por otro con los jardines de Carlos III, mientras que el acceso de los vehículos al nuevo subterráneo se adecentará para conseguir un diseño adecuado al entorno.
Santa Bárbara estará abierta a espacios de juegos para niños y jóvenes, zonas deportivas y áreas ajardinadas que estarán protegidas en horario nocturno. La colaboración ciudadana, la implicación de los vecinos en un proyecto que ha tenido un coste millonario, es para la alcaldesa esencial.
Si este espacio es inédito para el conjunto de la ciudadanía, Cádiz va a recuperar el paseo marítimo comprendido entre la Casa de Iberoamérica, la antigua Cárcel Real, y el baluarte de San Roque. Ya concluido, a falta de algunos detalles, su uso público se verá reforzado con la apertura de un café con música en vivo en los bajos del rehabilitado baluarte, que dará cabida también a artistas gaditanos que podrán utilizar sus salas para la realización de expositores.
Asume Teófila Martínez "la fragilidad" de la Cárcel Real aunque espera que su mayor uso público facilite su conservación. Y, también, asume que "cuando se ejecutan estas obras en los espacios públicos se descubren nuevas necesidades", como pasará con la posibilidad de ampliación del paseo por la zona deportiva del colegio Campo del Sur (del que se prevé ocupar una pequeña porción de la zona deportiva para ampliar el estrecho paseo marítimo) o la obligación futura de actuar en el propio paseo en el tramo comprendido entre San Roque y el cementerio, que en su momento se verá ampliado.
A mitad de camino está la nueva plaza de la Estrella, cuya reforma integral está también casi terminada. Objeto de polémica, ante el rechazo al proyecto inicial de un reducido grupo de vecinos, se ha abierto un balcón al mar inédito en Cádiz al que se unirá en unas semanas una nueva cafetería que se ha construido junto a la rampa de acceso a la playa de Santa María del Mar y que contará igualmente con una terraza con vistas al mar. Este local hostelero contará en su momento, salvo que Costas no dé el oportuno permiso, un acceso al mirador superior a través de una nueva escalera. Durante el paseo con este diario, la alcaldesa se lamentaba del abandono por parte de Medio Ambiente de la ampliación del paseo en el tramo entre esta plaza y San Roque, proyecto que se diseñó en su momento y que fue anulado.
En la plaza de la Estrella se contará con una zona habilitada para juegos infantiles a la vez que se facilitará la visión del mar al eliminarse el murete de piedra por uno acristalado. Igualmente, en una segunda fase, se plantea la instalación en el centro de la plaza, ya cubierta de palmeras, de una estatua, barajándose la obra La Atlántica de Vassallo.
La remodelación del tramo del paseo marítimo entre la Casa de Iberoamérica y San Roque ha permitido también dar continuidad al carril bici que ya funcionaba a lo largo de todo el Campo del Sur. Una vez metidos en Amílcar Barca, se ejecutará en una próxima fase pues en este caso la intención municipal es ampliar el acerado eliminando plazas de aparcamiento en la cara más cercana a la playa y que actualmente tiene un paso peatonal excesivamente estrecho.