martes, 30 de agosto de 2011

El último verano sin parque

  • El vallado perimetral y los juegos infantiles, retoques finales a la zona verde de Astilleros
  • Su inauguración se anunció inicialmente para 2004 y ha costado más de tres millones de euros pero se convertirá en el mayor recinto natural de la ciudad

El último verano sin parqueAunque a la vista parezca menor que el Parque Genovés, será la mayor zona verde real de la ciudad. Su forma de letra 'L', su extraña distribución, disimula su extensión, que abarca una parcela de 38.035 metros cuadrados dividida en tres grandes partes, una junto a la avenida de Las Cortes, otras dos que transcurren, de forma transversal y paralela, respectivamente, junto al paseo marítimo de Astilleros. Está pendiente desde 2004, año que se fijó como primera fecha estimada de apertura. Llega casi once años después de que se anunciara. Siete más tarde del primer límite de terminación previsto. Pero con todos los retrasos acumulados ya superados, el gran parque de extramuros será una realidad en meses.

Con los antecedentes que arrastra, nadie se atreve ya a hablar de una fecha concreta de inauguración, pero está claro, a ojos vista, sin necesidad de comunicados oficiales, que el verano que agoniza será el último en obras. En algún momento antes del estío de 2012, estará por fin abierto a los vecinos de una zona de alta densidad (más de 5.000 residentes) y al resto de gaditanos. El parque del barrio de Astilleros cuenta ya con el vallado perimetral listo. Las verjas que lo rodean para poder cerrarlo de noche y protegerlo del vandalismo ya están completamente colocadas. Sus senderos, que acogerán los paseos, están definitivamente desbrozados y delimitados. Incluso, se ha plantado la mayoría de los 740 árboles y plantas que tendrá.

Como remate que anuncia una inauguración cercana, las dos áreas de juegos infantiles (una junto a la piscina cubierta y otra colindante con el parque de bomberos) ya cuentan con los toboganes y columpios, en plena fase de instalación. Últimos retoques.

El coste total del proyecto, dividido en tres fases y otras tantas adjudicaciones, ha sumado más de 3.200.000 euros. Ha transcurrido mucho tiempo de espera y ha precisado de una notable inversión pero el resultado, al margen del malestar que causen los retrasos, parece estar a la altura de las expectativas.

Como colofón, uno los principales equipamientos añadidos que tiene la mayor zona verde de la ciudad es un auditorio al aire libre protegido por una carpa y con capacidad para 220 personas.

Este equipamiento, en el centro de la zona más cercana a la carretera industrial, también está ya listo. La previsión es que sirva para acoger espectáculos infantiles y pequeños recitales durante el horario de apertura del parque, que será una realidad en pocos meses.