jueves, 12 de noviembre de 2009

La promoción en los Chinchorros está paralizada por falta de liquidez

Las obras no avanzan desde hace nueve meses y fuentes de la constructora reconocen que no desean invertir con recursos propios cuando tienen firmado un crédito con una entidad bancaria

 

La crisis del ladrillo también se deja sentir en Cádiz. El árido paisaje de grúas inmóviles, que ilustra reportajes sobre la caída libre de la burbuja inmobiliaria, no es exclusivo de las grandes ciudades. La capital gaditana tiene varias promociones de viviendas paralizadas por las dificultades de las constructores a la hora de negociar créditos con las entidades bancarias. La más llamativa es la actuación que se está llevando a cabo en la zona de San José conocida como los Chinchorros y que lleva inactiva más de nueve meses.
Las obras contemplan la construcción de 171 viviendas, de las que 93 son de renta libre y 78 se destinarán a alquiler a 25 años. Las primeras ya se han vendido en su práctica totalidad, mientras que las viviendas protegidas se sortearán cuando se haya sobrepasado el 50% de la ejecución de los trabajos.
La promotora que se encarga de levantar estos tres nuevos bloques de vivienda que, junto con la promoción en los terrenos de las antiguas bodegas Abarzuza, copan prácticamente el suelo existente para nuevas construcciones en la capital gaditana, es Arrecife Costa Bahía, compañía en la que participan a partes iguales Goncava y SyC95. Ayer, Jesús González, uno de los propietarios de Goncava, reconocía a este diario que la paralización de los trabajos se debe a la renegociación de un crédito con La Caixa, crédito que, según el mismo interlocutor, ya estaba concedido con anterioridad. "Más que una paralización podríamos hablar de una ralentización de las obras, que en estos momentos ronda el 30% de ejecución".
González asegura que su intención no es la de invertir "con recursos propios cuando ya tenemos un crédito firmado con una entidad bancaria".
El pasado 6 de febrero, Jaime Serrano, gerente de Arrecife Costa Bahía, aseguraba que las negociaciones con el banco se encontraban muy avanzadas y que únicamente faltaba la firma del acuerdo alcanzado. Mucho tiempo después, Jesús González sigue confiando en que se produzca una entente cordiale con La Caixa en un breve plazo de tiempo. "La próxima semana tenemos prevista una reunión para intentar desbloquear el asunto; esa es la intención de ambas partes".
Debido a la crisis económica, las entidades bancarias se muestran mucho más reacias a entregar créditos para promociones de viviendas. En la de los Chinchorros sorprende la tardanza en alcanzar un acuerdo por el elevado número de viviendas ya adquiridas. No obstante, fuentes bancarias consultadas por este medio, indicaron que la entrega de dinero a las constructoras por la compra de pisos no garantiza que la subrogación sea aprobada por la entidad y se conceda la consiguiente hipoteca.
Otra práctica habitual de los bancos es enviar a la tasadora cada vez que la construcción avanza un 25% para comprobar que la valoración no baja con respecto al proyecto inicial y evitar así que los pisos se devalúen.
La remodelación integral de los Chinchorros se inició a principios de la década de los noventa y aunque, en principio, se esperaba que la promoción de Arrecife Costa Bahía pudiera estar disponible en el último trimestre de 2010, este tiempo perdido retrasará la fecha de entrega de las viviendas considerablemente.
Mientras tanto, los compradores esperan que el desencuentro entre la promotora y la entidad bancaria finalice cuanto antes para que puedan recibir unas casas por las que están pagando en un plazo cercano al prometido.