martes, 1 de junio de 2010

Agaden presenta alegaciones al proyecto de restauración del Castillo de San Sebastián

La principal alegación que presenta esta asociación al proyecto es "la imprevisión que se tiene del uso de este monumento en un futuro muy próximo", cuando pase la celebración del Bicentenario de la Constitución de 1812

El grupo ecologista Agaden anunció hoy que ha presentado sus alegaciones al proyecto básico y de ejecución de restauración y rehabilitación de las edificaciones del Castillo de San Sebastián en la capital gaditana.

Según explicó Agaden en un comunicado, entre otras cuestiones sugiere la necesidad de reintegrar al castillo diversas piezas escultóricas como las que flanqueaban el escudo de la puerta principal, la restitución de la Virgen del Buen Viaje en su hornacina, así como la pila para agua bendita y el traslado del titular de la capilla a su emplazamiento original.

Los ecologistas recomiendan igualmente que se sea "discreto" en el diseño de nuevos elementos como herrajes, puertas y ventanas, y que se prescinda del uso de elementos en acero inoxidable, ya que el hecho de que se acepten nuevos elementos en una restauración de un inmueble histórico, "no implica la forzada ostentación de su modernidad".

Previenen, además, del uso de la madera de Iroko, procedente de las selvas africanas, materia extraída por las industrias madereras que "no sólo promueven la deforestación, sino que además provocan cruentos conflictos bélicos en estas naciones pobres".

No obstante, la principal alegación que presenta esta asociación al proyecto es "la imprevisión que se tiene del uso de este monumento en un futuro muy próximo", cuando pase la celebración del Bicentenario de la Constitución de 1812.

En este sentido, la asociación dijo no entender que "para conmemorar un hecho que tuvo una raíz espontánea tengan que montar una oficina que ocupe toda una fortaleza". Por ello, Agaden insta a las autoridades que para que el inmueble tenga un uso público cultural "bien definido" como pudiera ser el de Museo del Mar o el traslado del Centro de Arqueología Subacuática, compaginándose esta utilización con la apertura al paseo público de los adarves del castillo y su avanzada.