domingo, 13 de junio de 2010

"La crisis está condicionando mucho, hay que hacer filigranas"

El concejal se muestra optimista respecto a las grandes citas culturales, pero reconoce que la falta de dinero puede afectar a proyectos más pequeños

Cultura y crisis económica nunca ha sido una pareja bien avenida. Cuando el dinero público falta, una de las primeras políticas que se resiente es la cultural. En Cádiz, hasta la fecha, las grandes citas culturales han sorteado con cierta holgura la crisis, pero se abre la incógnita de lo que puede ocurrir, a corto plazo, con programas más modestos y, a medio y largo plazo, con los certámenes más renombrados. El concejal de Cultura, Antonio Castillo, repasa los proyectos.
-Por fin se reabre el Museo Litográfico después de varios años de obras, ¿qué novedades aporta?
-Es uno de los museos que más ha preocupado a este equipo de gobierno porque ha sufrido muchísimas vicisitudes y ahora ha llegado esta última fase, que esperamos sea la definitiva. El Museo ha ganado en superficie, con casi 1.000 metros cuadrados y cinco salas.
-En el otro ala de las Puertas de Tierras también ve la luz el Museo del Títere.
-Es un proyecto que pronto, pronto, tendremos la oportunidad de presentar, con la gran colección de títeres que compró el Ayuntamiento, que será una parte importante junto a La Tía Norica y su legado.
-¿El mobiliario está incluido en esta fase?
-No, pero estará en la misma línea que el se ha instalado en el Museo Litográfico.
-En la misma línea de estilo, imagino, pero no de tiempo.
-No, de tiempo, no. Sí está previsto. Aunque parezca broma, el Litográfico está dentro de tiempo, pues tenía estar para el Doce. Y el Títere estará, con la colección de títeres y todo el legado de La Tía Norica.
-¿Pero la sede estable de La Tía Norica no iba a estar en el edificio del solar del Cómico?
-Sí, pero eso será el teatro. Allí estará La Tía Norica como compañía, para enseñar títeres, para montar títeres, como lugar de trabajo. Pero la documentación, la escenografía y la réplica de los muñecos estarán en el Museo. Aquello es un teatro, en el que actuará La Tía Norica y habrá otros espectáculos.
-Otro equipamiento cultural que recibió un empujón es el Centro de Arte Contemporáneo.
-Está ya en su última fase, está redactado y aprobado el proyecto con el que termina el edificio, y para el Doce tiene que estar funcionando. Esta última fase cuenta con casi tres millones de euros, un dinero que es enteramente municipal, porque las dos primeras fases se han hecho con fondos europeos. En una de las salas de abajo será donde se expongan los cuadros de los Costus, la serie de El Valle de los Caídos. Los Costus, nuestro hijo adoptivo y nuestro hijo predilecto, nos van a ofrecer una gran ayuda cultural para que la gente venga a ver su obra y el resto del centro, que queremos que sea un centro vivo, donde se enseñe y se aprenda arte.
-¿Y se podrá ver Los Mohosos, el cuadro perdido de los Costus?
-Yo, la verdad, ese cuadro no lo he visto nunca, estaba en Fiestas, no tengo ni idea. Eso está denunciado... desde luego, el que lo tenga lo tiene condenado.
-¿Está denunciado ante la Policía Nacional?
-La Nacional, no sé; Se dio parte oficialmente a la Policía Municipal y estuvieron investigando y preguntando. El que lo tenga está condenado. Quien tenga ese cuadro no lo puede mover.
-¿Entonces el Ayuntamiento se ha movido?
-Desde la primera vez. Incluso la Policía Local estuvo aquí preguntando.
-¿Y de esa investigación no se informa? Lo digo porque hace poco hubo un movimiento ciudadano para reclamar una solución.
-Esto, y no es por echar la pelota fuera, es un tema de Fiestas, el cartel pertenece a la Fundación del Carnaval. La Policía Local ha realizado pesquisas, que no han dado resultado, y la investigación sigue abierta, porque hasta que no se recupere el cuadro no se cierra. Pero lo que podemos tener muy claro es que de donde esté el cuadro, de ahí no se puede mover.
-¿Y en otros asuntos, qué tal se está capeando la crisis económica?
-Hay que hacer filigranas. Está condicionando mucho. El año pasado ya nos vino una primera reducción de presupuestos, entre el 15 y el 20%, pero tuvimos suerte y pudimos medio salvar el año, adecuando las cifras, y sobre todo porque las subvenciones exteriores se mantuvieron, como la que tiene Cajasol con nosotros, la de Unicaja, importantísima, pero este año han pegado todas una bajón: casi a la mitad Cajasol; un 30% menos Unicaja. Y otras pequeñas, las que afectaban al FIT, han desaparecido.
-Luego los presupuestos se están resintiendo.
-Sí, este año se resienten. Además, con la situación económica que tenemos las transferencias del Estado no llegan. La Junta nos tiene casi olvidados, es de pena, y Diputación se ha ido hasta de Alcances. Sí hay que alabar la postura del INAEM, del Ministerio de Cultura. El año pasado resistió y si este año baja, será lo mínimo posible.
-Las grandes citas parecen entonces aseguradas, pero imagino que la crisis afectará a cosas más pequeñas, como lo que ha ocurrido con la vigilancia en Santa Catalina.
-Sí, ahí se puede notar. Estamos muy preocupados porque al no recibir las transferencias estatales, nos falta dinero corriente para atender a los pagos de estas pequeñas empresas. Esto es una cadena, y cuando el principio de la cadena está fallando, el resto empieza a resentirse. Estamos intentando que no se resientan las exposiciones.
-En todo caso, ¿peligran las exposiciones en Santa Catalina?
-No, no peligran. Ni las que hay, ni las que están ya programadas, que son varias