domingo, 13 de junio de 2010

Dieciocho años de dejación

El edificio Ciudad del Mar, en el corazón de Puerto América, cumple este mes su mayoría de edad y sigue abandonado · Junta, puerto y Ayuntamiento siguen sin tener claro qué será de él.

30 de junio de 1992. El Ayuntamiento de Cádiz se hacía con la concesión administrativa de un edificio ubicado en suelo portuario, en el corazón de Puerto América. Nació para servir a la Gran Regata Colón y de hecho fue así. En 18 años, el edificio se ha utilizado 20 días, los mismos que duraron los fastos relacionados con la Colón 92.
La planta baja fue adecentada y fue utilizada como sede provisional de Mundo Vela. Para ello se colocaron aires acondicionados, moquetas, mobiliario. Pero este equipamiento convivía con el hormigón de un edificio que aún estaba en obras. Hoy sigue así, en obras, sin bautizar, abandonado y falto de ideas.
Las intenciones son sólo subjetivas voluntades que no pasan el arco de la realidad hasta que no toma contacto con los hechos. 1992-2010. En 18 años no se ha tocado apenas y sigue, en la Punta de San Felipe, esperando que alguien le devuelva el alma.
¿Culpables? Tres culpables: El Ayuntamiento de Cádiz como administración concesionaria del edificio, Autoridad Portuaria por ser la propietaria y la Junta por estar mirando a otro lado hasta que, por fin, llegó Rosa Aguilar. En noviembre de 2009 se sentó con  la alcaldesa y empezaron a hablar de consenso con borrón y cuenta nueva incluida.
La nueva consejera de Obras Públicas enterró el hacha de guerra junto a una semilla que aún sigue plantada sin dejar ver sus hojas. Pero el consenso ha dado como resultado que todas las administraciones implicadas estén de acuerdo, por fin en algo. Ninguna dice saber nada sobre su futuro pero Puertos de Andalucía, Autoridad Portuaria y Ayuntamiento mantienen reuniones periódicas en las que se habla del edificio  Ciudad del Mar. Pero se pasan la patata caliente entre todas y nadie dice saber nada al respecto.
Prueba de su dejación y abandono, el edificio, por dentro y por fuera, y todo su entorno. El responsable del club náutico de Puerto América, Pedro Álvarez, ha denunciado en varias ocasiones que convivir con un cadáver como el Ciudad del Mar les ha sumido también a ellos en el abandono por parte de las administraciones. Parece que ya no es así y  Álvarez comentaba estos días a este periódico que algo se está gestando y "han empezado a hacer algunas mejoras requeridas en nuestras instalaciones independientemente de cuáles sean los planes finales para el edificio".
De hecho, el actual presidente de la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA), José Salgueiro, a requerimiento directo de la Consejería de Obras Públicas, ha reunido a agentes implicados en la resurrección para pedirles ideas y, en cuestión de días, recibían en sus despachos ideas, que no faltan, dado el espacio privilegiado que ocupa el edificio en una ciudad en la que la condición insular le condena a no tener metros de sobra.
Consultado este extremo  con la APPA, la respuesta obtenida es algo así como "no tenemos nada que ver con este asunto. Son Autoridad Portuaria y Ayuntamiento los que tienen algo que decir en toda esta cuestión".
Consultada la Autoridad Portuaria se recibe la contestación de que son Puertos de Andalucía y Ayuntamiento los que saben realmente qué se cuece  cerca del cantil de Puerto América.
Consultado, por último, el Ayuntamiento de Cádiz, como concesionario actual, la contestación que llega es que se trata de un tema que lleva directamente la alcaldesa, Teófila Martínez, y "no podemos contar nada sobre los planes de la Corporación con el Ciudad del Mar". "Lo que sí le puedo decir", comenta el teniente de alcaldesa Ignacio Romaní, es que "el cambio en la cúpula de la Consejería de Obras Públicas ha supuesto un revulsivo real y estamos cerca del desenlace de toda esta historia".
Pero nadie cuenta nada y el edificio sigue ahí, abandonado, y aparentemente sin ideas. Son 23 años de concesión que acaban el 30 de junio de 2015. Antes, tres posibles situaciones: que el Ayuntamiento renuncie a la concesión, que la Autoridad Portuaria rescate la concesión por falta de uso. O bien, finalmente, que el inmueble siga siendo cinco años más un problema.
A este respecto, el presidente de la Autoridad Portuaria ha insistido en múltiples ocasiones al Ayuntamiento que lo más lógico, dada la situación en la que se encuentra el proceso, es que Teófila Martínez renuncie al edificio para que, por fin, alguien pueda sacarle partido.
Pero la Agencia Pública de Puertos de Andalucía espera un desenlace en el que este organismo pillará cacho con seguridad. De hecho, la APPA cuenta con una caracola de muy pocos metros como sede, precisamente junto al marginal inmueble de Puerto América.
Todo apunta a que el desenlace final pase por una renuncia consensuada en la que el Ayuntamiento se quede con una buena parte del edificio, Puerto América instale allí su sede social, Salvamento Marítimo pueda instalar allí sus oficinas y poco más. Muy lejos del fin proyectado en sus inicios cuando se hablaba de un lugar de ocio y esparcimiento con vistas al mar en el que la ciudad y sus ciudadanos puedan disfrutar de esas privilegiadísimas instalaciones.
Finalmente, algo se cuece para nadie sabe nada. Mientras tanto allí sigue oliendo a cadáver.

http://www.diariodecadiz.es/article/cadiz/723866/dieciocho/anos/dejacion.html