martes, 8 de junio de 2010

"Este PGOU prepara la ciudad para el crecimiento"

Entrevista con el Teniente de Alcaldesa de Urbanismo, Ignacio Romaní

El Gobierno local espera que la Junta no dilate en el tiempo la aprobación definitiva del documento y lo ratifique en el plazo de seis meses que marca la ley

Hoy lunes se reúne la comisión informativa de Urbanismo. Gobierno y oposición discutirán por primera vez el texto del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, el primer elaborado al cien por cien por el PP desde que gestiona la ciudad. Analizadas alegaciones particulares e institucionales, el documento es ya el definitivo por lo que corresponde a los populares. Sin embargo, tras su aprobación inicial, que se producirá en un pleno extraordinario que se convocará este mismo mes de junio, pasará a manos de la Junta de Andalucía que será la que finalmente decida si el texto es valido o, por contra, hay que introducir más modificaciones. El teniente de alcaldesa de Urbanismo, Ignacio Romaní, analiza para este diario el nuevo Plan.
-¿Tan complicado ha sido la elaboración de este PGOU para tardar tantos años?
-Los tiempos han sido más o menos los habituales. No olvidemos que la propia Cámara de Cuentas advierte de la dilación que se produce en los informes que deben elaborar las distintas administraciones. A la vez, con éstas hemos intentado adelantar tiempos y reflejar en la aprobación inicial los cambios que nos reclamaban. Este esfuerzo extra realizado ahora servirá para adelantar el proceso más adelante. El PGOU se ha elabora con nuestros técnicos, sin contar con una consultoría externa, salvo Teresa Bonilla, lo que nos ha supuesto un importante ahorro y saber que quienes han preparado el documento conocen perfectamente la ciudad.
-¿Cuándo cree que podrá estar aprobado el texto definitivo?
-Espero que la Junta no pase de los seis meses que tiene de plazo para analizar el proyecto.
-¿Cuáles han sido los cambios principales en el documento que ahora se lleva al debate plenario respecto al avance inicial?
-En el documento no se han podido incluir los rellenos portuarios y el proyecto de las viviendas en palafitos al no ser viable para la Junta. Como unidad de ejecución ha pasado a ser  área de oportunidad, lo que significa que no nos olvidamos de ella. En cuanto a la Zona Franca se han ajustado las unidades de ejecución para hacerlas viables.
-El PGOU se va a aprobar en pleno proceso de recortes en las inversiones.
-Es cierto. Pero el Plan va a preparar la ciudad para cuando llegue el periodo de crecimiento que se prevé tras la crisis y que nos tiene que coger preparados. Y aquella ciudad que esté mejor preparada saldrá mejor y ganará más. Cierto que reordenamos el territorio el en un periodo de poco movimiento económico, pero se pinta la ciudad por la que debemos apostar.
-La operación en la Zona Franca puede ser la más afectada por esta situación de recesión.
-El planteamiento que tenemos para el polígono exterior de la Zona Franca es el de crear empresas blancas, compatibles con viviendas y equipamientos para que este terreno no sea una zona muerta a partir de determinada hora de la tarde. Será el gran escaparate de las empresas que se instalen en los polígonos de la provincia. La integración del Consorcio de la Zona Franca en este proceso es fundamental por cuanto, a través de una oficina, comenzaremos a trabajar ya, a la vez que se cierra la aprobación del Plan. Es, cierto, una operación complicada, pero en cuanto se encauce será muy rápido en su desarrollo.
-¿De qué está más satisfecho?
-De lo que estoy más contento es el PGOU llega en el momento oportuno, cuando estamos sufriendo los reajustes impuestos por el Gobierno del PSOE  y estamos en lo peor de la crisis. El Plan, los que lo conocemos, nos da una posición de fortaleza y nos permite crear expectativas de cara al futuro. Este PGOU nos dice que hay más oportunidades, que hay más desarrollo. Me gusta destacar, por ejemplo, nuestra apuesta por los aparcamientos subterráneos como forma de compatibilizar el derecho de llegar al casco antiguo con la mejora de la movilidad peatonal y nuestra apuesta por los carriles bici que llegarán en el conjunto de la ciudad a los 30 kilómetros. También con la construcción de viviendas, de ellas dos mil de protección oficial, aunque para nosotros es incomprensible el tema de los pisos pilotados en Cortadura cuando se quiere hacer un atraque en La Caleta o se anuncia un gran relleno portuario.
-Hay operaciones que sólo se especificarán mediante planes especiales o suelos de oportunidad (entorno de Puerta de Tierra, Instituto Hidrográfico, zona portuaria). Son todas actuaciones donde ya se choca con otras administraciones. ¿Es un brindis al sol plantear su desarrollo?
-Aquí lo que pretendemos es situar en el debate ciudadano unas actuaciones de gran calado e importancia ya que la presión de los gaditanos será muy importante para poder sacarlas adelante. Creo que los problemas existentes se irán solventando a medida que los gaditanos sepan trasladar a estas administraciones la importancia de la misma.
-No se incluye nada sobre los terrenos de Astilleros. ¿No cree oportuno que este debate se centre también en el futuro de este suelo?
-Nosotros consideramos que aún queda mucha capacidad de desarrollo de la industria naval en la ciudad, sobre todo cuando se ha demostrado que la decisión del  del PSOE de limitarlo a la industria militar ha sido errónea.
-¿Será este el Plan que permitirá por fin a los ciudadanos disfrutar del Parque de las Salinas?
-Sí, sí. Es fundamental mejorar las comunicaciones e integrarlo como la gran zona verde y de esparcimiento que es. En todo caso, en estos años, como teniente de alcaldesa del Área de Fomento, me he encontrado con numerosas trabas administrativas para sacar adelante los proyectos que se han ido planteando.
-El desarrollo del PGOU necesita mucha capacidad de diálogo con otras administraciones. ¿Está preparado para ello el Gobierno de Teófila Martínez?
-Cuando dos instituciones públicas tienen un modelo claro de desarrollo urbano los conflictos que puedan aparecer  son de fácil solución. El problema es que el PSOE no tiene tal modelo y es así cuando llegan las dificultades. El más claro ejemplo es el conflicto con Cultura con cuestiones tan graves como el edificio de la Aduana en la plaza de Sevilla o los de Ibérica Aga o la Estación Marítima, con decisiones que han chocado también con otras administraciones socialistas, y así no se puede ni dialogar ni trabajar pues no paran de dar grandes bandazos.  Desde el PP se ha demostrado nuestra capacidad de diálogo. No me negarás  la capacidad de Teófila Martínez para llegar a acuerdos con personas como la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega o con la consejera Rosa Aguilar. Curiosamente siempre hemos tenido más facilidad de encuentro con altas representaciones que con miembros locales o provinciales del PSOE.
-¿Qué se queda fuera del nuevo Plan de Ordenación?
-En una ciudad como Cádiz trabajamos en operaciones de microcirugía por lo que es muy difícil  que algo se escape ya que hay muy poca capacidad de movimiento. El estudio de detalle elaborado es muy completo y a eso ha ayudado los quince años que llevamos en el Gobierno, lo que nos permite conocer la ciudad al cien por cien. En todo caso, se equivocan quienes creen que la ciudad está acabada en el plano urbanístico. Esta es una ciudad que se va reinventando una y otra vez y así seguirá.