sábado, 26 de febrero de 2011

«El estilo de la Catedral se basa en las experiencias del hombre»

El arquitecto Juan Jiménez Mata, responsable de la rehabilitación del templo, ofrece una conferencia sobre Vicente Acero

Un templo con múltiples perspectivas que se acerca a la experiencia de las personas y se aleja de los convencionalismos religiosos. Así presentó ayer la Catedral de Cádiz el arquitecto Juan Jiménez Mata, responsable del proyecto de rehabilitación del edificio, durante su conferencia 'Vicente Azero, la Catedral Nueva de Cádiz y América'. La charla formó parte del ciclo 'Ultramar', organizado por el Consorcio del Bicentenario y el Colegio de Arquitectos de Cádiz. La ponencia de Jiménez Mata supuso un ágil recorrido por la biografía del arquitecto Vicente Azero (1680? - 1739), autor de la Catedral gaditana, así como un detallado desgranado del moderno barroco que adorna el templo para luego compararlo con otras edificaciones religiosas de Iberoamérica.

El singular arquitecto subrayó «los altos conocimientos de arquitectura» con los que contaba Azero, quien dejó constancia de ello en un documento elaborado para defenderse de los ataques de sus contemporáneos, incapaces de entender una modernidad tan anacrónica. El ponente aseguró que el pilar base de su método es el estudio de la geometría y ensalzó las virtudes del «otro barroco» que nada tenía que ver con el que defendían los eternos enemigos Bernini y Borromini. Según Jiménez Mata, «la arquitectura de la Catedral gaditana no pertenece al barroco que trata de elevar lo decorativo al rango de la arquitectura. Pertenece más bien al grupo de aquellos otros barrocos que buscaban una concepción moderna del espacio como experiencia, con el hombre en su centro, actitudes que no abundaban en España». Para este reconocido arquitecto una de las labores más destacadas de Azero fue la resolución del viejo compromiso entre la rotonda y el salón. «Fue capaz de hacerlo de forma brillante» tras sus primeras experiencias y reflexiones sobre la Catedral de Granada. Con influencias de tratadistas como G. B. Montano, cuyos dibujos son considerados por Tafuri como repertorio de formas a usar por Borromini, las decisiones de Azero quedan inmersas en la «querelle» de Perrault y Blondel entre antiguos y modernos.

Finalmente, la última parte de la conferencia se dedicó al estudio comparativo con catedrales iberoamericanas, como por ejemplo la de La Habana, «tan parecida en su parte central a la de Cádiz». Además, analizó algunas de las influencias que llegaron a América, enlazando Italia con la Granada de Francisco de Hurtado, el Cádiz de Vicente Azero y el Nuevo Mundo, por ejemplo con Lorenzo Rodríguez, natural de Guadix, que trabajó con Azero en Cádiz y construyó el Sagrario de la Catedral de Méjico.

Jiménez Mata ha realizado multitud de trabajos de investigación y varias publicaciones desde 1977, la última de ellas fue en 2008 sobre la Casa Fragela de Cádiz, su historia y obras de rehabilitación.