miércoles, 9 de febrero de 2011

El hotel La Catedral estará listo para celebrar el Bicentenario

El empresario asegura que la semana próxima comienzan las excavaciones en el solar y arrancan las obras de cimentación

La próxima semana se verán los primeros ladrillos del futuro hotel La Catedral. Y su propietario aseguró ayer que este alojamiento estará listo para marzo de 2012. Se trata de un alojamiento pequeñito, con solo 14 habitaciones dobles. Nada que ver con los grandes proyectos que se vendieron para el Doce, como el fallido hotel Valcárcel, o el Parador Hotel Atlántico, que sigue avanzando. Esta es una iniciativa local, de un pequeño empresario, que sigue su curso.

El hotel La Catedral estará listo para celebrar el BicentenarioAyer por la tarde estaban sacando escombros del solar y la próxima semana comienzan las excavaciones en el terreno, que darán paso a la cimentación del edificio. Ahora comienza la incertidumbre que tiene cualquier promotor que proyecta un sótano en Cádiz: la posibilidad de descubrir yacimientos arqueológicos. «No solo no nos preocupa este tema, sino que estaríamos encantados de que en el sótano hubiese un yacimiento interesante. Sería un atractivo más para los viajeros que se alojen en nuestro hotel», argumentó el empresario, Javier Bote. «Desde el 15 de noviembre tenemos el restaurante cerrado y hemos tenido que dealojarlo todo. Son 25 años de trabajo y esto lleva su tiempo. Ahora la finca está totalmente derruida y empezaremos a construir de nuevo», explicó Bote.

Las instalaciones tendrán una categoría de tres estrellas y 35 plazas. En la planta baja estará situado el restaurante La Catedral, que volverá a abrir sus puertas totalmente renovado, así como la recepción del hotel. En el ático se construirá una piscina solarium con vistas a la catedral. Justo debajo de esta zona de relax y baño, se abrirá al público en general una terraza acristalada abierta al entorno.

El empresario gaditano mantiene abiertos los dos negocios contiguos a la finca en obras: un bar de tapas y una cafetería para prestar los servicios que antes ofrecía en el restaurante. «El objetivo ha sido mantener el mayor número de empleados en el negocio, que no se viera muy afectada la plantilla por las obras», explicó Javier Bote. L inversión total del proyecto alcanzará el millón de euros y el emprendedor explicó que sigue pendiente de alguna ayuda pública, aún sin llegar. «Pero no importa, porque lo que no hemos recibido en subvenciones nos lo estamos ahorrando en construcción, porque el mercado se ha abaratado con la crisis». Este es un empresario gaditano capaz de ver la botella media llena en estos tiempos.