sábado, 19 de febrero de 2011

El nuevo hospital tendrá tres torres para las habitaciones y un gran jardín en el tercer piso

El SAS recibirá en un mes el anteproyecto del edificio, que será de doce alturas y ocupará toda la parcela reservada

El nuevo hospital vuelve a recibir un impulso en medio del pesimismo por el recorte presupuestario y los planes de contención del déficit. Pero ayer mismo, los equipos de arquitectos liderados por Juan Casariego, Fernando Cruz y Juan Vicente García, presentaron el anteproyecto definitivo del centro a los gestores y profesionales sanitarios antes de entregarlo a la Consejería.

Ehttp://www.lavozdigital.es/cadiz/noticias/201102/19/Media/hospital--390x180.jpegl boceto incluye importantes novedades en el diseño del edificio, que contará con doce plantas y no con ocho como se planteó en un principio. Tal como describieron a LA VOZ algunos de los asistentes, la principal sorpresa ha sido un enorme jardín que ocupará toda la tercera planta y del que saldrán tres torres rectangulares, dispuestas como fichas de dominó, para albergar las habitaciones de hospitalización. En esa superficie está previsto también levantar un módulo más pequeño donde se instalará el instituto de investigación biomédica, que comparte actividad con la Universidad .

Las dos plantas restantes -primera y segunda- ocuparán la extensión total de la parcela de 33.000 metros cuadrados y concentrarán las zonas de mayor actividad hospitalaria. La distribución definitiva dependerá de las necesidades asistenciales, pero sí parece claro que tanto las consultas externas como todos los hospitales de día con los que ya cuenta el actual Puerta del Mar estarán en estas dependencias. Acogerán también a las que necesitan mayor espacio como son Radioterapia, Diálisis, Laboratorios o Rehabilitación. En el piso bajo irán las Urgencias, que se han configurado para «dar una mayor agilidad a la atención y que sean lo más confortables posible para los pacientes y sus familiares», explicaron las fuentes consultadas.

Repartidos entre los dos pisos estarán los 25 quirófanos planteados en un principio. «Es la manera de dejar la mayor parte de las torres para las 750 habitaciones, todas individuales, en las que predominará la luz», añadieron. Los asistentes mostraron una gran satisfacción por esta planificación, que permite conseguir «un mejor ambiente de tranquilidad y descanso para los pacientes que están ingresados» y, sobre todo, el control de las visitas, que se ha convertido en uno de los principales objetivos en la gestión de la gerente del centro, Dolores Alguacil.

La prioridad es el paciente

Especialmente celebrada ha sido la iniciativa de crear salas de descanso para los familiares de los pacientes de la UCI. «Para hacernos una idea, nos lo han descrito como una especie de zona 'vip' de los aeropuertos», explicaron. En ese espacio se prevé la instalación de duchas para que los acompañantes puedan asearse. Y en las torres de hospitalización habrá grandes vestíbulos que podrán utilizar las visitas con el fin de evitar las aglomeraciones en las habitaciones.

En cualquier caso, el equipo de arquitectos ha ajustado su boceto a los requerimientos legales del nuevo PGOU de la ciudad para evitar problemas administrativos. Según explicaron las fuentes consultadas, «se ha intentado aprovechar al máximo el espacio para que el centro pueda acoger todas las prestaciones sanitarias sin renunciar a nada». Por eso mismo hubo que cambiar el proyecto de las ocho alturas y convertirlo en doce.

El anteproyecto definitivo llegará a manos de la consejera del ramo, María Jesús Montero, en un mes y a partir de ahí todo dependerá de la agilidad de la administración para sacar a concurso el proyecto y de ejecución y la obra. Lo ideal sería hacerlo en un solo paquete para evitar más trámites. Un par de meses después se podría sacar a licitación y si no hay demoras, a finales del año se empezaría a hablar de obras si se consigue la financiación.

 

El número de quirófanos y la dificultad para crecer son las primeras objeciones

Los profesionales sanitarios que participaron ayer en las reuniones técnicas han acogido con satisfacción el proyecto. Dadas las limitaciones de la parcela de Puntales, consideraron que «las instalaciones harán más cómodo el trabajo diario y la estancia de los pacientes».

Durante la presentación de los arquitectos y ante representantes del SAS -entre los que se encontraba el delegado de Salud, Hipólito García, y la directora del Puerta del Mar, Dolores Alguacil- han presentado también sus objeciones al anteproyecto. Una de las principales inquietudes es cómo se adaptará el edificio una vez terminado a las necesidades futuras. Varios asistentes consideraron desproporcionada la relación entre el número de camas y de quirófanos. Dado el éxito de la cirugía mayor ambulatoria, cada vez se realizan más operaciones sin necesidad de ingreso, con lo que en unos años, tal vez no sean necesarias tantas camas y sí harán falta más equipamientos.

Otro de los problemas que se plantearon fue la dificultad para ampliar las instalaciones. La parcela reservada queda prácticamente agotada y habría que prescindir de otros equipamientos previstos como las pistas deportivas para poder crecer. Algunos de los asistentes solicitaron una mayor flexibilidad para poder reordenar los espacios y ajustarlos a las necesidades.

 

Habrá una zona de camas para madres con niños ingresados

Con especial mimo se ha planteado el espacio que acogerá las áreas de atención a la mujer. Tanto Ginecología como Maternidad contarán con equipamientos especiales para proporcionar la mayor comodidad a la paciente. Las habitaciones también serán individuales. Los profesionales explicaron que durante la presentación se ha hablado de una zona de residencia para las madres que tengan a sus hijos ingresados en Pediatría para que puedan pasar la noche y de una mayor comunicación entre Ginecología y los paritorios.

 

Salud Mental tendrá consultas y un área de hospitalización

Entre los nuevos servicios asistenciales que ofrecerá el futuro hospital se encuentra un área de Salud Mental mucho más completa. El actual Puerta del Mar solo puede dar una atención ambulatoria a estos pacientes y cuando es necesario hacer un ingreso se derivan a Puerto Real, el único centro con capacidad para ello. Pero el nuevo hospital dispondrá de habitaciones reservadas para esta especialidad, lo que amplía la dotación de la provincia, que arrastra desde hace años una gran carencia.