lunes, 28 de marzo de 2011

La Junta entregará la Casa de la Juventud al Ayuntamiento el próximo mes de junio.

La obra tiene como fecha de finalización definitiva el 29 de mayo, y queda aún pendiente la dotación de equipamientos

La Junta entregará la Casa de la Juventud al Ayuntamiento el próximo mes de junioCon varios meses de retraso, pero la Casa de la Juventud ya está prácticamente lista para abrir de nuevo sus puertas, las mismas que se cerraron a finales de 2008. Eso sí, cuando se abran a los jóvenes gaditanos habrá una gran diferencia: la luz.

EN CIFRAS

1,8

Millones de euros es el precio al que finalmente ha ascendido la obra a falta del gasto en equipamientos.

1.629

Metros cuadrados es la superficie construida en este edificio que cuenta con planta baja y cuatro alturas.

900.000

Euros se ha gastado el IAJ en el último año en cinco Casas de la Juventud de la provincia (Cádiz, Guadalcacín, Tarifa, Barbate y Alcalá del Valle).

La rehabilitación integral que ha sufrido la finca de la calle Cánovas del Castillo, 41 ha sido radical. Donde antes había una entrada oscura y unos viejos mostradores para dar la bienvenida a los usuarios, ahora hay un inmenso patio rodeado de arriba a abajo por unas cristaleras con vidrios de distintas tonalidades y una montera del mismo material totalmente transparente. Precisamente la colocación de este material es el motivo por el que la entrega de la obra se ha retrasado un par meses respecto a la última fecha anunciada por el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ) -finales de marzo-. La previsión de la Junta es que una vez entregada la obra se pueda celebrar una gran inauguración antes de que termine el mes de junio.

El director del IAJ, Raúl Perales, se muestra orgulloso del trabajo realizado por la constructora Serrot en base al proyecto del arquitecto Pascual Fernández O'Dogherty. «Esta Casa es una de las más grandes de titularidad de la Junta de Andalucía», comenta Perales. En total, la edificación cuenta con 1.629 metros cuadrados construidos, que se dividen en planta baja, tres en altura y una gran azotea en la que también se podrán organizar diferentes actividades al aire libre.

Toda la instalación es perfectamente accesible, cuenta con sistemas de seguridad automáticos a través de electroimanes -que aíslan las diferentes dependencias en caso de alarma- y está totalmente climatizada. «Hemos tenido que hacer una importante inversión de 180.000 euros para climatizar el edificio, porque del mismo modo que las cristaleras van a permitir un importante ahorro de energía, también pueden provocar que las dependencias se recalienten en exceso, por lo que hemos tenido que adecuar el edificio, para lo que se ha requerido una inversión de 180.000 euros», comenta Raúl Perales.

En total, el presupuesto de la obra, que en principio iba a ser de 1,2 millones de euros, asciende a 1,8 millones. Esto, sin contar con el gasto en equipamientos, que se calcula en otros «180.000 o 200.000 euros, aunque esto va a depender de lo que nos pida el Ayuntamiento de Cádiz». No solo se han redistribuido los espacios, creando ambientes diáfanos «para que tengan plasticidad», sino que se ha renovado toda la instalación eléctrica y se han fortalecido los forjados.

Desde el IAJ se tiene claro que es la administración local la que tiene que gestionar una instalación como esta. «Entendemos que son los ayuntamientos los que tienen que gestionar las Casas de la Juventud, porque son las instituciones que están más cerca de los ciudadanos, en este caso de los jóvenes. Eso es lo único que le vamos a pedir al Consistorio gaditano, que esta sea una Casa que gestionen los jóvenes, que tenga lo que ellos quieran», dice el director del IAJ.

Dependencias

A expensas de dotar el edificio de contenido, en el proyecto de construcción ya se incluyen dependencias fundamentales, como salas multiusos, un salón de ensayos, salas de informática, talleres, una biblioteca, una sala audiovisual, almacenes y espacios para despachos y administración, entre otras.

Como no podía ser de otra manera, las nuevas tecnologías tendrán un lugar privilegiado en el edificio. Es un nuevo tiempo y la Casa de la Juventud no puede permanecer ajena a él. El director del IAJ advierte que el modelo de centro que ha funcionado hasta ahora tiene que cambiar. «La Casa de la Juventud no puede limitarse a ser un punto de información. La información que requieren los jóvenes ya la encuentran en la Red. Estas casas deben derivar hacia centros de formación en valores, tienen que dar cabida al asociacionismo. Los jóvenes no han dejado de participar en las actividades que cimentan la vida democrática, lo que pasa es que están participando de otra manera».

En este sentido, Perales destaca la importancia de contar con una sala de informática, pero también con un lugar para la celebración de reuniones. «Tiene más valor el intercambio de opiniones en una asamblea, cara a cara, que a través de un chat», dice.

La Junta entregará la Casa de la Juventud al Ayuntamiento el próximo mes de junio. La Voz Digital