miércoles, 23 de marzo de 2011

La obra de San Juan de Dios acabará con las acumulaciones de agua en el entorno

El aliviadero de aguas pluviales se ejecutará con una tuneladora · ACASA instalará por segunda vez en España una tubería de gres vitrificada que multiplicará la evacuación para que no afecte a los comercios

La empresa municipal Aguas de Cádiz (ACASA) acometerá en los próximos días las obras de construcción del aliviadero de pluviales de la plaza de San Juan de Dios. Esta obra tiene como objetivo paliar la acumulación de agua que se produce cuando en la zona descargan lluvias torrenciales y que afectan a las calle Nueva, parte de San Francisco y Mendizábal, lo que provocaba las quejas de los comerciantes.
Los trabajos que se ejecutarán aprovechando las obras de reurbanización de la plaza de San Juan de Dios cuentan con un presupuesto de 709.318 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses.
En el actual obelisco se construirá una arqueta o pozo de ataque que tendrá pantallas con 11 metros de profundidad y unas dimensiones de 9,15 por 5,40 metros. En dicho pozo, y a cinco metros de profundidad, se colocará la microtuneladora que perforará el terreno y colocará la tubería de gres vitrificado hasta el muelle, siendo la longitud total de la tubería de 170 metros y con un diámetro de 1,2 metros. Esta operación la ejecutarán dos empresas: la firma Terratest realizará la obra de las pantallas mientras que la excavación del túnel la realizará la empresa Micro Tuneladora europea de Inkas Teledirigidas.
La obra se complementa con una arqueta de reunificación de aguas en el cruce entre la calle Nueva y San Juan de Dios. De igual forma se instalarán en toda la zona las nuevas acometidas para las aguas pluviales y la red de abastecimiento de agua potable también se colocará nueva.
Con el sistema diseñado por los técnicos se pretende que en condiciones normales se evacuen 5.000 litros de agua por segundo. El presidente de Aguas de Cádiz, Ignacio Romaní, ha señalado que “las obras supondrán un coste muy importante para solventar la situación que se vivió en el momento en el que cayeron lluvias torrenciales, máxime si tenemos en cuenta que se trata de un compromiso de este Gobierno local con los comerciantes y los vecinos de la zona”. Asimismo, insistió en que este equipo de Gobierno “se ha volcado por hacer obras de infraestructura hidráulica en la ciudad por un importe superior a los 20 millones de euros con los dos planes de saneamiento integral, donde no sólo hemos reurbanizado las calles, sino que además las hemos dotado de modernas redes de suministro eléctrico y de aguas”.
Para llevar a cabo toda esta operación se han tenido que realizar importantes modificaciones en el tráfico. Así, se ha suprimido el acceso a Lázaro Dou a los vehículos particulares,  permitiéndose tan sólo el paso a los de servicio público y autorizados.
Del mismo modo, se ha trasladado a Ramón de Carranza el aparcamiento de motos existente hasta la fecha en Lázaro Dou con objeto de habilitar una zona de carga y descarga. No obstante, para acceder a estas nuevas plazas  de motos es necesario dar un importante rodeo, al estar cortado el acceso a Ramón de Carranza desde la plaza de San Juan de Dios. Ahora es necesario llegar hasta la Plaza España, entrar por Rubio yDíaz, salir por Sánchez Barcaztegui  y girar hacia la derecha, opción ésta última sólo reservada para motos.
Actualmente las obras  afectan a la prolongación de la plaza de San Juan de Dios,  a la altura de las calles Nueva y Plocia hasta el encuentro con la avenida del Puerto para una superficie total de 4.436 metros cuadrados.
Las obras que se llevan a cabo en la plaza de San Juan de Dios pretenden darle un mayor realce a uno de los principales puntos de encuentro que tiene la ciudad. De hecho, en la propia memoria descriptiva del proyecto se dice que “era difícil la coexistencia entre el uso peatonal y rodado, y entre transporte y mercancía”.
Así, se considera que hay una gran “invasión” de tráfico, a lo que contribuye  “la falta de una estructura clara” del espacio urbano y la presencia de unos pavimentos “más pensados” para el tráfico que para el uso y disfrute de la escena urbana.
Con esta obra lo que se busca es ampliar la perspectiva entre el edificio del Ayuntamiento y la Puerta del Mar, que se encuentra al otro lado de la avenida del Puerto, y “ampliando el carácter de salón” de la actual plaza.