jueves, 9 de junio de 2011

La apertura de los depósitos de tabaco en el Doce, en peligro por el retraso del PGOU

El Ayuntamiento ya había encargado el estudio para adecuar el recinto como centro cultural en cuanto se aprobase el documento

La apertura de los depósitos de tabaco en el Doce, en peligro por el retraso del PGOULa dilación del proceso para la aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) por parte de la Junta de Andalucía plantea ahora una serie de inconvenientes a corto plazo. El proyecto más perjudicado por esta situación será el de los depósitos de tabaco de Altadis, que se iba a convertir en un centro cultural para la celebración del Bicentenario y que, si algo no lo remedia, se quedará cerrado en 2012.

El Ayuntamiento necesita el sí definitivo al documento para hacerse con la cesión de los terrenos, ya que la compañía Imperial Tobacco-propietaria de las instalaciones situadas entre los barrios de Loreto y Cerro del Moro- exige contar con seguridad jurídica como condición para sellar la operación. Mientras tanto, la adecuación del recinto no se podrá llevar a cabo.

De esta manera, el Consistorio se encuentra ahora con un importante obstáculo a la hora de programar las actividades para la conmemoración. Según anunció la alcaldesa Teófila Martínez hace tan solo unos meses, el recinto ya se había destinado a acoger las actividades multitudinarias que se desarrollen durante la celebración y que necesiten realizarse a cubierto. En este sentido, explicó que los edificios albergarán de exposiciones, actividades y espectáculos.

La confianza de Martínez en contar con el uso de los depósitos era tal, que hace unas semanas la Junta de Gobierno Local encargó un estudio para la adecuación de las dependencias al uso cultural que va a adquirir en un futuro. De hecho, la Delegación Municipal de Urbanismo ya había descartado llevar a cabo trabajos de rehabilitación por el buen estado de los edificios y centrar todos los esfuerzos en la organización de los interiores.

Ahora, todas estas previsiones pueden venirse abajo y el Consistorio debe barajar otras alternativas para albergar las exposiciones y espectáculos que estaban previstos habilitar en los depósitos de Tabacalera.

A cambio de la cesión de estos terrenos, la compañía británica recibirá la recalificación de la parcela que colinda con la avenida Juan Carlos I para albergar viviendas. Serían en concreto 20.000 metros de edificabilidad, que permitirían construir 141 viviendas de renta libre y 47 protegidas.

Otro de los proyectos que con total seguridad se quedará fuera del Doce es el del Museo del Carnaval. El equipamiento que se construirá en el corazón del barrio de la Viña necesita también certificar su cambio de uso en el nuevo planeamiento urbanístico para dar luz verde al proyecto del arquitecto Rafael de Giles. En la actualidad el suelo está catalogado como uso docente, ya que en el recinto se ubicaba el instituto de La Viña, y pasará a recibir el uso recreativo y cultural.