jueves, 9 de junio de 2011

Zona Franca adjudica la obra para realojar a las viejas empresas del recinto exterior

Primer paso en firme para acabar con el chabolismo industrial que campa a sus anchas en el acceso a la ciudad por el puente Carranza. El Consorcio Zona Franca adjudicó ayer las obras para la construcción de un pequeño polígono industrial muy cerca de Puntales, justo en el suelo que ocuparon antes los antiguos depósitos de la térmica de Cádiz. Este pequeño polígono albergará de forma temporal a las empresas que están asentadas en el recinto exterior y que están afectadas por el nuevo plan de reordenación. De esta forma se avanza en el proyecto urbanístico para transformar el recinto exterior de la Zona Franca.

El Ayuntamiento de Cádiz ya movió ficha para sacar adelante este ambicioso proyecto con la adecuación del nuevo plan urbano. El siguiente paso lo ha dado el Consorcio con la adjudicación de la obra para construir las primeras naves de realojo. Así, la constructora Isolux-Corsán será la encargada de levantar 17 naves y un edificio de servicios. La inversión supera los diez millones de euros, de los que cuatro corren por cuenta del Consorcio y el resto se financia a través de fondos Feder. El pequeño polígono ocupará una superficie de 8.695 metros cuadrados. El plazo de ejecución de la obra es de 14 meses.

El nuevo plan urbano de Cádiz convierte el recinto exterior de la Zona Franca en un parque empresarial, que incluye bloques de oficinas, factorías, hoteles, un centro comercial y viviendas en el extremo más próximo al casco urbano. La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, presentó el pasado mayo con todo lujo de detalles la ordenación urbanística de este suelo, así como su proyección futura. La actuación abarca desde la Ronda de Vigilancia, arteria pegada a la factoría de Altadis, hasta la Glorieta de Zona Franca, incluidos los aledaños de la Avenida de Juan Carlos I, junto a estadio. Se trata de la reconstrucción total de este suelo industrial que alberga de forma desordenada 275 naves, de las que el 45% están vacías o abandonadas. Son más de 211.000 metros cuadrados. La actuación urbanística supone una inversión de 600 millones de euros y la previsión de 5.000 nuevos puestos de trabajo.

La reforma urbanística del principal acceso a Cádiz es uno de los proyectos clave del consistorio gaditano para esta legislatura. La intervención del Consorcio es fundamental, ya que se encargará de realojar a los talleres y fábricas que tienen actividad en el recinto exterior mientras duren los trabajos de ordenación urbanística. La intención es que el recinto exterior cuente con hoteles, oficinas e incluso un palacio de espectáculos metropolitano, que se ubicaría en las antiguas naves de Navalips. Zona Franca negocia en estos momentos con los dueños de esta factoría, cerrada y sin actividad, la empresa pública Infoinvest, su compra para agilizar su demolición y la construcción de este nuevo auditorio